La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) emitió un comunicado este jueves, luego de una protesta violencia ocurrida en las inmediaciones de la Torre de Rectoría, para reiterar a sus alumnos que no permitan la intromisión de provocadores profesionales.

La protesta estuvo integrada por estudiantes y activistas de distintas unidades académicas para exigir el cese al acoso y a la violencia de género al interior de las instalaciones universitarias. La máxima casa de estudios reiteró que «es respetuosa de la libertad de expresión de todas las ideas, siempre que se conduzcan dentro de la legalidad y respeto entre las y los integrantes de nuestra comunidad».

Sin embargo, parte de los manifestantes con los rostros cubiertos hicieron pintas afuera de la Torre y en la explanada, rompieron vidrios e incluso arriaron y quemaron la bandera mexicana que ondeaba en dicha explanada.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 15:00 horas, luego que un centenar de estudiantes de diversas escuelas y facultades celebró en la explanada de Rectoría una manifestación pacífica en demanda del fin de la violencia de género en la institución. Al contingente se agregó un grupo de  hombres y mujeres vestidos de negro, embozados y armados con varillas, picos y artefactos explosivos, quienes arremetieron contra las puertas del edificio, donde encendieron una hoguera.

También rompieron las ventanas de la planta baja del edificio, e hicieron pintas en las paredes del inmueble y sobre uno de los murales de David Alfaro Siqueiros de la fachada norte de la Torre. El monto de los daños aún está siendo analizado por las autoridades universitarias.

Mientras que los estudiantes continuaron exigiendo ser atendidos para saber lo ocurrido con las denuncias hechas por universitarias que han sufrido acoso y violencia de género y reiteraron que los vándalos no formaban parte de la protesta.

Algunos embozados agredieron a fotógrafos que documentaban las pintas.

También protestaron contra la reelección de Enrique Graue Wiechers como rector para el periodo 2019-2023.

Posteriormente se reagruparon en la librería que se encuentra al costado sur de la Rectoría, donde luego de las 16:00 horas rompieron los cristales, saquearon los estantes, hicieron más pintas y arrojaron los libros del local a los corredores y jardines aledaños.

Los alumnos y docentes que formaban parte de la protesta organizaron una cadena humana para recoger los libros y devolverlos al personal universitario.

Tras el ataque, la universidad informó que proporcionará a las autoridades ministeriales todos los elementos a su alcance para que se proceda penalmente contra los responsables y calificó este ataque como “artero” a manos de un “grupo de vándalos que se denominan anarquistas”.

Luego de recorrer el edificio y de constatar los daños, el rector Graue agradeció a los vigilantes y a los elementos de Protección Civil de la UNAM por el trabajo de contención realizado durante las agresiones.