El titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Santiago Nieto, firmó 36 acuerdos que permitirán congelar cuentas de 122 personas físicas y morales ligadas a organizaciones criminales de alta envergadura como la Unión Tepito, Los Zetas y los cárteles Jalisco Nueva Generación (CJNG) y de Sinaloa. De hecho agregó que una de las cuentas pertenece directamente a Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín “Chapo” Guzmán.

En las próximas 48, informó el funcionario federal, los bancos informarán a la UIF los montos de cada una de las cuentas, pero recordó que al día de hoy la UIF ha logrado congelar 990 millones de pesos relacionados al crimen organizado.

Durante su participación en el diplomado sobre la ley de extinción de dominio de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP), Nieto Castillo explicó que de las 330 cuentas bloqueadas al cártel de Sinaloa la semana pasada, lograron identificar una que afecta directamente las finanzas de  uno de los hijos de “El Chapo” Guzmán, quien estuvo a punto de ser detenido por las Fuerzas Federales en la ciudad de Culiacán, Sinaloa, el pasado 17 de octubre.

Dijo además que han identificado dos cuentas del CJNG con fondos por hasta 2 millones de dólares y 24 millones de pesos, respectivamente, pero no han sido reclamadas y el banco las mantiene en resguardo.

Sin embargo, reiteró que es preciso hacer reformas legales porque hay cuentas bloqueadas que son abandonadas por sus titulares y buscan nuevas alternativas para seguir disponiendo de sus recursos, una vez que son blanqueados.

“Necesitamos generar alguna reforma para qué esas cuentas vayan a programas sociales o a la Tesorería de la Federación y se distribuyan en los términos que se decida”, agregó.

Finalmente, criticó a la legisladora de Morena, Lidia García, por haber promovido que se detuviera la aprobación de la trabar la ley de extinción de dominio bajo el argumento de que la UIF debe notificar por escrito a las personas físicas o morales a las que se pretende bloquear las cuentas y decomisar bienes sin notificación, por considerarla excesiva y afectó directamente a la Universidad de Hidalgo como un organismo involucrado en el fraude conocido como “La Estafa Maestra”.

“Que la UIF notifique por escrito me parece un sinsentido… uno de los últimos congelamientos al señor Ovidio Guzmán cómo vamos a localizarlo para notificarle, está mal pensada la reserva, o las hermanas del Mayo Zambada, está mal pensada. La reserva es un error que no entiende el funcionamiento del sistema financiero”, finalizó.