En un operativo orquestado por la Secretaria de Marina (Semar), en coordinación con la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la Ciudad de México y la Fiscalía General de Justicia del Estado de Hidalgo (FGJH) se logró la captura de Óscar Andrés N, «El Lunares», principal líder operativo de La Unión de Tepito, en el municipio de Tolcayuca, Hidalgo, la madrugada de este viernes.

La detención fue consecuencia del cumplimiento de dos órdenes de cateo en dos inmuebles ubicados en el fraccionamiento Los Amores de Don Juan Téllez y desencadenó la captura de este presunto delincuente, considerado el principal operador en funciones del grupo delictivo, considerado el más poderoso de la Ciudad de México, responsable de la venta y distribución de droga, así como uno de los principales generadores de violencia en la Ciudad de México.

Perfil

“El Lunares” nació el 5 de octubre de 1989, en la capital del país y cuenta con una orden de aprehensión vigente, por el delito de Privación de la libertad personal en su modalidad de secuestro exprés agravado, emitida el 30 de noviembre de 2019, por el Juzgado Centésimo Décimo Cuarto de Control del Sistema Procesal Penal Acusatorio de la Ciudad de México.

Se convirtió en uno de los líderes de “La Unión de Tepito” donde ha mostrado un alto grado de violencia e influencia en grupos de narcomenudistas, como su principal proveedor de droga.

Previamente, el 22 de octubre de 2019, la SSC en coordinación con la Semar realizaron un operativo en un inmueble ubicado en la calle Peralvillo, número 33, colonia Morelos, alcaldía Cuauhtémoc para capturarlo, pero logró escapar de último minuto.

Sin embargo, se logró el aseguramiento de varios departamentos que eran usados como bodegas y casas de seguridad, así como dos toneladas de marihuana y 18 kilogramos de cocaína empaquetados. Además de una bolsa de crystal, 12 armas cortas y siete armas largas de diversos calibres, diversos cargadores y cartuchos útiles.

Tras el operativo, “El Lunares” se mudó al estado de Hidalgo, desde donde ordenaba y coordinaba diversas actividades de “La Unión en la Ciudad de México.

Tras la detención de Roberto Moyado Esparza, «El Betito» y David García Ramírez «El Pistache», Óscar Andrés N. quedó al frente del grupo delictivo. Originalmente se encargaba de la operación en el barrio de Tepito, así como las colonias: Morelos y Guerrero. También administraba la Zona Rosa, el corredor Roma-Condesa y Polanco. De hecho, todavía rinde cuentas a “El Betito”, quien permanece preso en el Reclusorio Norte.

Se paseaba por las calles de Tepito, la zona centro y la colonia Guerrero con hasta 10 personas encargadas de su seguridad, lo que complicaba su captura y siempre circulaba en motoneta para intentar pasar desapercibido.

Su apodo se debe a un enorme lunar en el rostro, el cual se operó para burlar a las autoridades. Se dice que nació en Tepito, donde habitó la mayor parte de su vida, hasta huir a Hidalgo.

También se logró identificar y capturar diferentes bodegas con estupefacientes en viviendas de las calles de Jesús Carranza, Fray Bartolomé de las Casas, Matamoros y Tenochtitlán. La de Peralvillo 33 era la más importante de ellas. En ella había un túnel que conectaba hasta la calle de Tenochtitlán en el corazón de Tepito, por donde se presume escapó en el operativo de octubre.

También se le acusa, junto con “El Barbas”, “El Chori” y “El Huguito” como los encargados de dirigir la extorsión a comercios establecidos en la zona centro, así como con los secuestros, invasión de predios y tráfico de drogas, así como homicidios.