La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, reconoció que ha tomado más tiempo del previsto echar a andar la estrategia de seguridad planteada para la capital.

De acuerdo con la mandataria, esto se deriva de un abandono que había no sólo en la Secretaría de Seguridad Ciudadana (antes Seguridad Pública) y en la Procuraduría General de Justicia capitalinas, sino en general en los servicios públicos de la ciudad.

“Creemos que en los últimos años se juntaron dos características de gobernabilidad en la ciudad que generaron graves problemas, desafortunadamente: la corrupción y el abandono, y esta dupla genera circunstancias complicadas en la ciudad”, sostuvo.

Agregó que no se trata de un pretexto, sino de un diagnóstico de lo que se encontró en la capital una vez que asumió el cargo el 5 de diciembre.

Durante el acto en el Salón Murales del Antiguo Palacio del Ayuntamiento, afirmó que dicha estrategia contempla una política de atención a jóvenes, inversión en el espacio público y la movilidad, sobre todo en aquellos lugares que históricamente han estado abandonados tales como Iztapalapa, Gustavo A. Madero y las zonas altas de Álvaro Obregón y Magdalena Contreras.

Afirmó que una de las razones de la inseguridad que afecta a la ciudad es la desigualdad, por lo que uno de los ejes centrales de la estrategia es la prevención.