El titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Víctor Manuel Toledo Manzur, informó que el derrame de ácido sulfúrico en el la zona industrial del puerto de Guaymas es el accidente número 22 que provoca el consorcio minero de Grupo México desde 1998, de los cuales el más grave fue el derrame de sustancias tóxicas en el río Sonora que afectó a más de 22 mil personas, en 2014.

Sobre el accidente en Gauymas, Toledo Manzur detalló: “No me voy a referir al caso específico porque aparentemente no tiene y no tendrá mayor efecto. Este es el accidente número 22 que ha provocado Grupo México desde 1998, tanto en México como en Perú, Tucson, Arizona y España”, dijo durante conferencia de prensa este martes.

Por ello, indicó que la dependencia a su cargo tiene la capacidad legal para suspender a una industria que causa este tipo de afectaciones, principalmente por el evento de Río Sonora, donde se vertieron 40 mil metros cúbicos de ácido sulfúrico con 700 toneladas de metales pesados. Además, aseguró que el consorcio minero no se ha hecho cargo de la remediación ambiental y de salud a la que se comprometió con la región.

De hecho, mencionó una consulta realizada con las comunidades afectadas: Ures, Baviácora, Aconchi, Huépac, Banámichi, San Felipe de Jesús y Arizpe donde los pobladores confirmaron que la empresa no cumplió lo pactado.

“Cuando una compañía o industria está con este currículum, esta trayectoria, la Semarnat tendría la capacidad legal para la suspensión de la industria”, puntualizó y calificó los impactos ecológicos que ha dejado Grupo México en diversas localidades como inadmisibles.

“Vamos a realizar una revisión muy cuidadosa de esos hechos y la Semarnat, más adelante, hará una declaratoria no solamente en torno al caso específico de Guaymas, que es el último, sino de los 22 casos de accidentes programados por el Grupo México”, agregó.

Por su parte, Blanca Alicia Mendoza Vera, titular de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), explicó que el derrame en Guaymas podría generar una multa de hasta cuatro millones 200 mil pesos, además de los costos de la remediación de los daños causados.

“Este derrame ocurrió el 9 de julio y el día 10 la Profepa a través de la delegación que tiene en el estado de Sonora inició una visita de inspección que tiene por objeto determinar legalmente cuáles pueden ser las responsabilidades en que incurrió la empresa con motivo del derrame y, en su caso, de ser procedente aplicar las sanciones correspondientes”, dijo.

Recordó que Grupo México tiene hasta este miércoles para formular alegatos sobre el procedimiento que puede ser sancionador y de remediación. Mientras tanto, explicó que la Profepa trabaja en conjunto con la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y la de Derechos Humanos (CNDH. Esta última inició un procedimiento de oficio para dar a conocer los daños causados por el accidente, debido al impacto sobre los derechos de los habitantes.

Mendoza Vera indicó que los análisis concluyeron y se presentarán en los próximos días, en los que encontraron un conjunto de violaciones a normatividades que se deberán hacer de conocimiento tanto de la secretaría como de las autoridades competentes, aunque se mantendrán en reserva mientras se realiza la investigación.