Durante la presentación de los avances del plan especial migratorio, el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, confirmó que la etapa de despliegue de elementos de la Guardia Nacional en la frontera sur está completado.

Lo anterior en respuesta a las amenazas de Estados Unidos, de imponer aranceles a las vitales exportaciones de México si el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador no frenaba el flujo de indocumentados, principalmente guatemaltecos, hondureños y salvadoreños que pasan por su territorio.

Para evitar esa amenaza, México se comprometió a desplegar unos 6 mil elementos de la Guardia Nacional a su frontera sur, una medida que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump calificó como un «gran trabajo».

Con ello, Ebrard destacó que «hay un avance muy importante» en el acuerdo migratorio, como el que se ha completado el despliegue de la Guardia Nacional en la frontera sur del país y el empleo temporal de 337 migrantes en la frontera norte.

En conferencia de prensa, acompañado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, para revelar el avance de los trabajos de las últimas semanas en cuanto a política migratoria, aclaró que los migrantes ahora tienen obligaciones al ingresar al país como identificarse y registrarse.

Destacó el trabajo que ha tenido el Instituto Nacional de Migración (INM) en las últimas semanas y reconoció que aún falta personal para atender toda la problemática.

El canciller también informó que ya hay 16 albergues en la frontera norte del país para atender a indocumentados y en esta misma zona hay una oferta de 3 mil plazas laborales ofrecidas por distintas empresas.

Aclaró que, hasta el momento, 327 migrantes ya cuentan con un trabajo temporal mientras esperan en México su audiencia en Estados Unidos