Cae Salvador “N” presunto integrante de Guerreros Unidos vinculado al caso Ayotzinapa

130

El subsecretario de Seguridad Pública (SSPC), Ricardo Mejía Berdeja, informó este jueves de la detención de Salvador “N”, presunto operador del grupo “Guerreros Unidos” en el estado de Guerrero, relacionado con la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, cuya desaparición ocurrió la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre de 2014.

Como parte de su informe de seguridad durante la conferencia matutina del presidente, el funcionario federal indicó que esta persona contaba era buscada por las autoridades federales por delitos de delincuencia organizada y desaparición forzada y la captura ocurrió en el fraccionamiento Jardines de Cuernavaca, de la ciudad de Puebla.

“Dando seguimiento al caso Ayotzinapa -que ha sido una indicación presidencial desde el primer día de su mandato- fue detenido Salvador “N”, quien es presunto operador del grupo Guerreros Unidos, y que es parte del brazo armado conocido como “Los Peques” o “Los Tilos”, vinculado a la desaparición forzada a los 43 estudiantes normalistas de Ayotizinapa de septiembre de 2014”, informó.

Mejía Berdeja informó que inmediatamente se solicitó su vinculación a proceso penal. La detención ocurrió el miércoles 3 de mayo del 2022, en un operativo coordinado por la Policía Federal Ministerial (PMI), la Fiscalía General de la República (FGR), con el apoyo del Congreso Nacional Indígena (CNI).

Además de ser señalado por el plagio de los 43 normalistas, también se le considera posible líder del brazo armado del grupo criminal “Los peques”, adscrito a Guerreros Unidos y controlar una red de extorsión y secuestro en Guerrero.

Previamente, la más reciente detención fue la de Mateo Benítez Palacios, alias “El Gordo”, en la ciudad de Iguala, quien salió de prisión por tortura. Su caso, corresponde a la investigación contra el ex titular de la Agencia de Investigación Criminal, Tomás Zerón prófugo en Israel.

Retrocesos en la investigación

Mientras que el 21 de septiembre pasado, agentes de la FGR abatieron a Juan Salgado Guzmán, “el Indio” o “el Calderas”, presunto líder de la organización en un enfrentamiento luego que criminal pusiera resistencia a un segundo arresto.

Sin embargo, el pasado 13 de abril, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) denunció “omisiones” e “inconsistencias” en el informe que el propio organismo emitió en 2018 sobre la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa. En consecuencia, la CNDH implementó una nueva metodología y equipo que evaluara la posible “existencia de omisiones, inconsistencias o extralimitaciones”.

Este informe señaló que no hubo un enfoque “diferencial” al redactar la recomendación, al atender a las víctimas y que los dictámenes se hicieron “en gabinete” y además, que no se documentaron correctamente las torturas contra los presuntos responsables.