Salvador Cienfuegos llega a México, queda en libertad, pero bajo investigación

88

Luego de que una juez en Nueva York accedió a retirar los cargos de narcotráfico y lavado de dinero contra el exsecretario de la Defensa, el general Salvador Cienfuegos regresó a México.

De  acuerdo a la confirmación del Secretario de Relaciones Exteriores, Cienfuegos llegó este 18 de noviembre a las 18:40 horas al hangar de la Fiscalía General de la República (FGR) en el aeropuerto de Toluca.

Según la versión oficial, el general descendió de la aeronave ocho minutos después, vestido de ropa formal y corbata. Se le informó de una investigación en su contra; se dio por notificado y proporcionó información personal y de contacto.

Ebrad reiteró que se trata de una decisión inédita tomada después de que México estableció un diálogo diplomático en defensa de su soberanía, dignidad y el prestigio de las Fuerzas Armadas, pero sin permitir impunidad.

“Si hay una investigación, indicio de corrupción o colusión con la delincuencia, México sabrá aplicar la ley a quien resulte responsable, y será enjuiciado, procesado y sentenciado en México, por México y nos por otros países”, recalco.

En tanto, la FGR confirmó que el ex funcionario fue recibido por un agente del Ministerio Público Federal, quien le notificó que existe una carpeta de investigación abierta en su contra con base en la información que aportó el Departamento de Justicia estadunidense.

Estos cargos fueron desestimados temporalmente con el compromiso de que las pesquisas continuarán ahora a cargo de las autoridades mexicanas, a través de la FGR.

La indagatoria se encuentra en su etapa inicial; las autoridades mexicanas examinan los indicios de prueba aportados por el gobierno estadunidense, algunos de los cuales podrían desestimarse por no haber sido obtenidos conforme el marco legal mexicano, por ejemplo, la intercepción de comunicaciones privadas sin orden judicial.

Hasta en tanto la FGR no concluya estas investigaciones y judicialice el caso con la solicitud de una orden de aprehensión, el ex titular de la Sedena no puede ser arrestado.