Elementos de la Dirección Federal de Seguridad (DFS) en 1982, cuando este organismo de inteligencia era dirigido por Miguel Nazar Haro, durante el gobierno de José López Portillo, echaron manos de sus recursos para dar seguimiento al entonces joven político Luis Donaldo Colosio.

Según recientes documentos que se hicieron públicos, media docena de archivos desclasificados también se reportan los nombres de políticos que más adelante ocuparían cargos como secretarios de Estado en las administraciones de los gobiernos de Miguel de la Madrid Hurtado y de Carlos Salinas de Gortari.

En el primer reporte, fechado el 8 de abril de 1982, en el entonces Distrito Federal, elementos de la agencia del Estado mexicano, antecesora del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), indicaron que en un evento del entonces candidato del tricolor Miguel de la Madrid Hurtado, Colosio presidió junto con media docena de destacados priistas, entre ellos Emilio Lozoya Thalmann, padre de Emilio Lozoya Austin, exdirector de Pemex.

Meses más tarde, Lozoya Thalmann sería designado subsecretario de Previsión Social en la Secretaría del Trabajo y Previsión Social en el gobierno de De la Madrid Hurtado, mientras que en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari ocupó el puesto de director general del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

Tres años más tarde, en un reporte fechado el 28 de febrero de 1985 en Hermosillo, Sonora, se dan los pormenores de los nombres de los siete precandidatos del Partido Revolucionario Institucional a diputados federales. Entre los que se encontraban en la lista aparecía el joven Luis Donaldo Colosio Murrieta.

El informe, firmado ya por el nuevo director de la DFS, José Antonio Zorrilla Pérez, quien más adelante sería señalado como el autor intelectual del asesinato del periodista Manuel Buendía, señala que ese día por la tarde en el salón presidente del PRI en la capital sonorense, se había realizado una conferencia de prensa en la que se difundió la lista de los siete precandidatos de ese estado para diputados federales.

“El día de hoy, de las 15:00 a las 16:30 horas tiempo local, en el salón presidente del edificio del PRI, ubicado en las calles Kennedy y Estadio de la ciudad, con una asistencia de 40 personas, se llevó a cabo una conferencia de prensa por el licenciado y diputado federal Maximiliano Silerio Esparza, delegado de Sonora del CEN [Comité Ejecutivo Nacional] del PRI, en la que dio a conocer los nombres de los siete precandidatos a ocupar las diputaciones federales de esta entidad.

En la mencionada lista destaca el nombre de Colosio Murrieta como precandidato del Primer Distrito con cabecera en Magdalena de Quino. Además, en una lista complementaria se detalla cada uno de los precandidatos y sus suplentes de nueve partidos registrados para la contienda. En la lista también aparece como precandidata para el Segundo Distrito del norte de Hermosillo a Alicia Arellano Tapia, madre de la ahora gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich Arellano.

Colosio gana diputación. En el tercer y último reporte desclasificado, con fecha del 14 de julio de 1985, la DFS reportó que tras la jornada electoral, de los 72 mil 146 sufragios válidos contabilizados, Colosio había ganado la elección para diputado federal por el Distrito I de Sonora, con más de 53 mil votos, frente a los 13 mil que había conseguido su más cercano contrincante del PAN.

El expediente desclasificado de Colosio Murrieta reproduce el acta de sesiones de las comisiones distritales electorales de Sonora, en la que se señala que el candidato priista obtuvo más de 80% de los votos emitidos en ese distrito.

Tras haber ganado un lugar como diputado federal, Luis Donaldo Colosio más adelante sería designado como Oficial Mayor del Comité Ejecutivo Nacional del PRI.

En 1988 vuelve a contender por un puesto legislativo, pero ahora para el Senado, donde gana el escaño, pero meses después se integra al equipo del entonces candidato presidencial Carlos Salinas de Gortari, quien resultaría vencedor en la contienda electoral en una de las elecciones más reñidas y controversiales en la historia del país.

De 1988 a 1992, Colosio Murrieta fue elegido como presidente nacional del PRI, cargo que deja debido a que Carlos Salinas de Gortari lo llamó para integrarse a su gabinete como titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

Al año siguiente, el 28 de noviembre de 1993, es postulado como aspirante a la Presidencia por el PRI y el 8 de diciembre toma protesta como candidato oficial.

Colosio Murrieta competía en esas elecciones con Cuauhtémoc Cárdenas por el Partido de la Revolución Democrática (PRD); Diego Fernández de Cevallos, del Partido Acción Nacional (PAN); Cecilia Soto, del Partido del Trabajo (PT); Jorge González Torres, del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), y Marcela Lombardo, del Partido Popular Socialista (PPS).

Sin embargo, el 23 de marzo de ese año, a las 16:05 horas, tras terminar un mitin en la colonia Lomas Taurinas, en Tijuana, Baja California, Luis Donaldo Colosio Murrieta fue asesinado al recibir dos balazos, uno en la cabeza y otro en el abdomen. Tres horas después se confirmó su fallecimiento.

Se acusó a Mario Aburto Martínez de ser el autor intelectual y material del asesinato, por lo que fue sentenciado a pasar 50 años en la cárcel. Actualmente se encuentra recluido en el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) Número 1, ubicado en Almoloya de Juárez, Estado de México.

El 20 de octubre de 2000, la extinta Procuraduría General de la República (PGR), todavía en el sexenio de Ernesto Zedillo Ponce de León decretó la reserva del expediente, en el que se concluía que Mario Aburto Martínez fue el autor material del crimen y que lo hizo sin un móvil político.

Miguel Montes, Olga Islas y Pablo Chapa fueron los tres fiscales especiales del caso Colosio, y aunque durante la administración de Vicente Fox Quesada se revisó el caso, se determinó que no hubo elementos para reabrirlo.

Con información de El Universal.