Resultado satisfactorio con Plan DNIII-E durante el embate de Delta

81

Con el arribo del huracán Delta de categoría 2 con vientos de más de 175 kilómetros por hora y rachas de 250 kilómetros por hora en los estados de Quintana Roo y Yucatán, la Secretaria de la Defensa Nacional (SEDENA) implementó el Plan DNIII-E para reforzar el apoyo a la población del territorio nacional

Las actividades desarrolladas de manera permanente con el Plan DNIII-E en sus tres fases, de Prevención, Auxilio y Recuperación reforzaron la ayuda en lugares a los que Delta afectó, platicó en entrevista para Campo Marte el Coronel de Artillería D.E.M José Manuel Guevara Castillo y quien es Jefe de la Subsección Civil de la SDN.

“En la fase preventiva a través del Centro de monitoreo de SDN y otras fuentes de información, establecimos con tiempo y anticipación los riesgos y las amenazas sobre la población en algunas áreas afectadas por la evolución del fenómeno hidrometeorológico”.

El Coronel Guevara comentó que con oportunidad se realizó el despliegue de elementos y juntos en coordinación con las autoridades civiles se alertó a la población y en algunos casos como en Quintana Roo y Yucatán, se realizaron evacuaciones preventivas en lugares donde Delta impactó con mayor fuerza.

Durante la fase de auxilio, una vez que inició el embate del huracán sobre territorio nacional, se apoyó a la población en mayor riesgo.

Por la emergencia se desplegaron y alertaron de manera permanente a 5,796 elementos del Ejército y Fuerza Aérea mexicanos, organizados en equipos para estar en áreas de apoyo de avanzada y establecidos en Valladolid, Yucatán y Cancún, Quintana Roo por considerarse cercanos a los límites donde Delta causó mayor daño. En coordinación con autoridades civiles se trasladó a la población y se ubicaron en albergues, explicó el Coronel de Artillería.

“Se inició con la fuerza de apoyo en caso de desastres con 6 aeronaves de ala fija previstas y 2 aeronaves de alas rotativas (helicópteros); 138 vehículos terrestres para realizar traslados y actividades de apoyo a la población, entre estos vehículos se encuentran unidades de maquinaria pesada, cocinas comunitarias, que sirven para establecer las áreas de servicios para poner centros de producción de alimentos y distribuirlos entre la población que resultó afectada”.

Para tener una mayor coordinación y enfrentar de manera rápida el fenómeno natural se mantuvo un enlace constante y permanente con autoridades del Sistema Nacional de Protección Civil, con integrantes a nivel federal, estatal y municipal.

“Las autoridades civiles son las que mantienen el enlace con la población y nosotros actuamos en coordinación con todas las instancias de los tres ámbitos de gobierno, también se mantuvo una coordinación con la Secretaria de Marina Armada de México, La Guardia Nacional y los cuerpos de seguridad estatales”.

Una vez que finalice la labor de auxilio, se apoyará con la reapertura de caminos, desazolve de áreas afectadas, y se colaborará con autoridades civiles para normalizar todos lo más pronto posible y realizar la vuelta a la normalidad, con la tercera fase del Plan DNIII-E.

“Se hace la entrega de responsabilidades de las actividades que desarrollamos, se comienza el despliegue del retiro como tal y se pasa nuevamente a la fase de prevención que es permanente, donde nos encontramos alerta y monitoreando cualquier agente perturbador o fenómeno natural que pudiera impactar en territorio nacional”, recalcó el Coronel.

Para el Coronel José Manuel Guevara, el Plan DNIII-E es una herramienta donde pueden mostrarse y proyectar sus servicios hacia la sociedad, les permite mejorar y avanzar en las formas y maneras que se obtiene la información para estar más capacitados y responder al auxilio de la población civil en situaciones adversas como lo fue el huracán Delta.

El Coronel de Artillería enfatizó que el Plan DNIII-E aplicado con motivo del huracán Delta ha sido completamente satisfactorio, se logró la evacuación de la población, se establecieron albergues y una vez pasada la fase crítica se consiguió de manera ordenada y con todas las medidas de seguridad, que la gente regresara a sus actividades.

“Se logró la confianza suficiente para tomar las medidas preventivas a través de la información con las autoridades civiles para que la población se resguardara, no pasara riesgos y lográramos salir con un saldo blanco”.