Michelle Bachelet, titular del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), diagnosticó que México enfrenta una grave crisis de respeto a las garantías fundamentales, por lo que el reto es transformar esta cruda realidad durante la presente administración.

La también expresidenta de Chile se reunió en el antiguo Palacio de Cobián con representantes de la Secretaría de Gobernación destinada al trabajo de las garantías fundamentales, encabezados por la titular de la dependencia, Olga Sánchez Cordero, y el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas.

Al final del evento, Jaime Rochín, titular de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, reiteró que la actual administración tiene menos de seis meses en funciones, por lo que tiene tiempo para diseñar las estrategias para abatir las reiteradas violaciones a los derechos humanos en el país.

“Ojalá esto se pueda transformar en seis años, pues sí, es un reto muy grande”, dijo. “Los mexicanos pusieron sus esperanzas en la administración de López Obrador, pero sabemos que en derechos humanos nunca es suficiente, siempre hay nuevos desafíos”, reiteró la visitante de la ONU, quien posteriormente se reunió con el fiscal de la República, Alejandro Gertz Manero.

En este nuevo encuentro, ambos personajes acordaron trabajar conjuntamente para esclarecer la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa y reiteró el apoyo de la comunidad internacional para capacitar arqueólogos y antropólogos forenses.

Por su parte, Gertz Manero señaló que la lucha contra la impunidad es un mecanismo para combatir la delincuencia y expresó el compromiso de la Fiscalía para proteger y promover los derechos humanos.

Por la mañana, Bachelet estuvo en el Senado, donde se realizó una conferencia informal  en la que destaco que la oficina de la ONU en México va a acompañar la elaboración de las leyes secundarias de la Guardia Nacional, así como el proceso de educación y formación, “porque creemos que la clave en cualquier institución, más allá de cómo esté conformada y quiénes la dirigen, es el modelo de cómo enfrenta la situación de seguridad garantizando los derechos humanos”.

Después, en la biblioteca de la Secretaría de Gobernación la visitante sostuvo un encuentro privado en el que se habló de feminicidios y violencia contra la mujer, migrantes, pueblos indígenas y afrodescendientes, discriminación, vulnerabilidad de los menores de edad, asesinatos de defensores y periodistas, estrategias para el cumplimiento de las recomendaciones del Examen Periódico Universal, entre otros.

El tema más extenso fue la crisis provocada por la desaparición de personas, que acumulan más de 40 mil personas y unos 21 mil cuerpos sin identificar en los servicios forenses y cientos de fosas clandestinas en todo el país.

Al final de la reunión, Jaime Rochín detalló que Bachelet insistió mucho en el trabajo con las víctimas, en particular del delito de desaparición, y en los procesos de búsqueda de los desaparecidos. Además, ofreció mantener la plena colaboración de la representación en México de la ONU-DH.

Por la mañana, Bachelet platicó con el titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, con quien abordó temas como: desapariciones; consulta previa, libre, informada, culturalmente adecuada y de buena fe a pueblos indígenas ante megaproyectos; tortura; centros penitenciarios; impunidad; Guardia Nacional, entre otros.

Bachelet se reúne este martes con el presidente López Obrador, con quien firmará un convenio para garantizar la verificación de la Guardia Nacional.