En los últimos tres años, la violencia intrafamiliar se ha convertido en el delito más denunciado en la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (FGJ-CDMX), incluso encima de cualquier modalidad de robo.

De acuerdo con cifras oficiales publicadas por Milenio, de 2017 a 2018 la incidencia de este delito aumentó en 8 por ciento, de 18 mil 435 a 19 mil 935 carpetas de investigación. Pero entre octubre de 2018 y el mes pasado, se registraron 20 mil 209 indagatorias.

En el Plan de Transición para convertir a la PGJ en la Fiscalía General de Justicia, esta situación es alarmante, pues “de no atenderse, los episodios de violencia familiar pueden escalar hasta convertirse en lesiones y, finalmente, feminicidios”, de acuerdo con el análisis de expertos en seguridad que fue entregado al Congreso capitalino.

Además, la tendencia ha sido ascendente desde el primer trimestre de 2016, cuando se iniciaron 4 mil 389 investigaciones por este delito. Para el segundo trimestre de este año, la cifra era de 6 mil 536 carpetas por lo que la incidencia de denuncias de este delito aumenta “durante el primer trimestre de cada año, alcanza su punto máximo en el segundo trimestre y disminuye para el resto del año”, indica el análisis.

Las alcaldías con más casos reportados son: Iztapalapa y Gustavo A. Madero. Las víctimas son, principalmente, mujeres de entre 20 a 49 años, quienes son agredidas generalmente por sus parejas o exparejas.

En promedio una de cada 10 investigaciones realizadas por la PGJ se relacionan con episodios de violencia en el ámbito privado.

Asimismo, las tasas de homicidios aumentaron en 13 de las 16 alcaldías, excepto Azcapotzalco, Benito Juárez y Cuauhtémoc. El 70 por ciento de las mujeres víctimas recibieron una herida mortal en su vivienda, “lo que indica que el agresor es alguien con quien la víctima tuvo algún lazo de convivencia”.

De junio de 2017 a julio de 2019, las alcaldías con mayor incidencia de homicidios son: lztapalapa, Gustavo A. Madero, Cuauhtémoc y Venustiano Carranza.

Por ello, l​a Comisión de Transición a la Fiscalía General estableció como prioridades el combate a la violencia intrafamiliar pues de lograrse “tendrá efectos sobre la incidencia delictiva” en delitos como homicidio doloso y feminicidio, en el corto plazo. Mientras que de no realizar políticas de atención eficaces, se vería mermada la credibilidad de la Fiscalía.

“Desde principios de la década el país enfrenta una crisis de seguridad, cuya traducción inmediata está en las cifras de incidencia de homicidios. Por su gravedad y efectos, su persecución incide directamente sobre el prestigio de cualquier institución encargada de la procuración de justicia. Por lo tanto, la impunidad de tales delitos, también, mermaría la credibilidad de la institución”, agrega el documento.

En materia de violencia familiar, la comisión sugirió realizar un análisis de corte cualitativo en algunas de las coordinaciones territoriales, para determinar elementos que generen tendencias y poder atenderlos de manera eficiente.

También señalaron que una correcta canalización de los casos permitirá identificar casos en los que se pueda generar un acuerdo reparatorio, con el debido seguimiento para evitar su reincidencia.

Otra estrategia es crear alianzas estratégicas con otras instituciones gubernamentales, organismos de la sociedad civil y ciudadanía en general, enfocadas a la atención de este delito.

Finalmente, para el caso de homicidio y feminicidios, señalan que la estrategia incluye crear unidades de investigación con perspectiva de género, cambiar la forma de las indagatorias para este delito y generar una inversión significativa para la mejora de las tecnologías disponibles.