El juez de control del Centro de Justicia Penal Federal con sede en el Reclusorio Sur, Felipe de Jesús Delgadillo Padierna, ya no conducirá el proceso contra la extitular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) en la administración de Enrique Peña Nieto, Rosario Robles Berlanga, ya que fue nombrado administrador de ese centro de justicia y debió dejar todos los procesos que estaban bajo su cargo, señaló el abogado Julio Hernández Barros.

Delgadillo Padierna fue señalado de un supuesto conflicto de intereses al encabezar dicho proceso por ser parte de la actual vicepresidenta de la Mesa Directiva en la Cámara de Diputados por Morena, Dolores Padierna, con quien Robles Berlanga tuvo diferencias en el 2004, cuando un video reveló un soborno del empresario Carlos Ahumada, pareja sentimental de Robles, con René Bejarano, esposo de Padierna, el cual provocó un escándalo político y la prisión para ambos.

El movimiento obedece a un acuerdo realizado en el 2014 del Consejo de la Judicatura Federal (CJF) en el que la designación de la figura de juez administrador se realiza a través de un procedimiento, el cual establece que los jueces de distrito especializados en el sistema penal acusatorio, fungirán como administradores del centro de su adscripción de forma anual, rotativa y conforme al año del calendario, o durante el lapso que determine el CJF.

A cada juez adscrito a un Centro de Justicia Penal Federal (CJPF) le toca el puesto de administración durante un año y se rotan entre los jueces de control y enjuiciamiento. En 2020 hubo rotación de un total de 33 jueces administradores en los CJPF, entre ellos, el del Reclusorio Sur, que asumió Delgadillo Padierna.

Por su parte, el abogado de Rosario Robles informó que la magistrada titular de la sexta sala regional metropolitana del Tribunal Federal de Justicia Administrativa (TFJA), Rosa Edith de la Peña Adame, concedió una suspensión definitiva a su clienta contra la inhabilitación de 10 años que ordenó la Secretaría de la Función Pública (SFP), hasta que se resuelva el juicio contencioso administrativo 24334/19-17-06-2.

Con esto, no será inscrita en el Registro de Servidores Públicos Sancionados tras considerar, que con la resolución de la SFP, se perjudicaría el derecho de imagen de la solicitante, en el ámbito personal y profesional, creando un prejuicio de difícil reparación.

“El cambio del juez Felipe de Jesús Delgadillo lo vemos con muy buenos ojos y esperamos que ahora el caso se conduzca con imparcialidad. Ha interpuesto sus intereses personales, familiares y políticos a la impartición de justicia; no ha cumplido con los requisitos que debe tener un juez, entre ellos ser imparcial y objetivo”, señaló el abogado.