Luego que la Procuraduría Federal de la República (PGR) aumentó la recompensa por la captura de Rubén Oseguera Cervantes y/o Nemesio Oseguera Cervantes y/o Nemesio Oseguera Ramos, alias «El Mencho», y/o «El Gallero» y/o «El Señor de los Gallos», probable responsable o imputado de los delitos de delincuencia organizada y otros, de 2 a 30 millones de pesos, el presunto líder del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), es el principal objetivo judicial de las autoridades.

La organización que opera en los límites de los estados de Jalisco y Michoacán, se ha convertido en la más poderosa del país, luego de la recaptura y extradición de Joaquín “Chapo” Guzmán, líder del cártel de Sinaloa, lo que debilitó a este grupo delincuencial.

La Procuraduría recordó que el 11 de febrero de 2018, la Unidad Especializada en Investigación de Delitos en Materia de Secuestro (UEIDMS) dependiente de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), inició una investigación en contra Oseguera Cervantes por delitos de delincuencia organizada, secuestro y homicidio.

Aclaró que el ofrecimiento y entrega de recompensa no es aplicable a los servidores públicos, así como de sus cónyuges o parientes consanguíneos hasta el cuarto grado, por afinidad o civiles.

Pese a que no es la recompensa más alta ofrecida por la PGR, pues por Joaquín “El Chapo” Guzmán Loaera ofreció 60 mdp.

¿Quién es El Mencho?

Rubén Oseguera Cervantes  nació el 17 de julio de 1966. Algunas versiones dicen que nació en Uruapan y otras en Aguililla, ambos en la zona conocida como Tierra Caliente de Michoacán. Sin embargo se sabe que no pudo terminar la primaria.

Creció cultivando aguacates y migró a California, donde más tarde fue deportado por estar involucrado en una red de distribución de heroína. Habría adoptado el nombre de Nemesio en honor a su padrino. Ahora se le conoce como ‘El Mencho’.

A los 25 años, Oseguera fue arrestado en Sacramento, California,  junto con su hermano Abraham, ambos acusados de participar en una red criminal que distribuía heroína en esa región norte de California. Hace unos años, Oseguera Cervantes también fue policía en el municipio de Tomatlán, en el sur de Jalisco.

Desde la década de los 90, se sumó a la producción de drogas sintéticas, a cargo del cartel conocido como Los Valencia o del Milenio. La organización, una de las primeras en trabajar con esas sustancias, fue una de las más poderosas del país.

“El Mencho”, junto con su cuñado Abigael González Valencia, “El Cuini”, heredó parte de su estructura a finales de la década pasada. Para ese entonces, el grupo tenía una alianza con el Cartel de Sinaloa, que se dividió en 2010 tras la muerte de uno de sus fundadores, Ignacio Coronel, el Nacho.

A partir de ese momento nació el CJNG. La carrera del Mencho se aceleró y ahora su organización opera una red de tráfico de estupefacientes que opera en 22 estados de México y es uno de los principales distribuidores de drogas sintéticas del continente, según el gobierno estadounidense.

El Cartel Jalisco Nueva Generación se dio a conocer por su violencia extrema y dejó de ser una banda local a las órdenes del Cartel de Sinaloa. Es proveedor del mercado ilegal de anfetaminas en Estados Unidos y Europa, y se han detectado vínculos entre su banda y el mercado de drogas en Asia.

Las autoridades de Jalisco ven al Mencho como un personaje de alto riesgo. Una muestra de su poder se dio en mayo de 2015, cuando sus guardaespaldas dispararon un cohete a un helicóptero militar que buscaba a su jefe. La aeronave se desplomó. Era la primera vez que el ejército mexicano sufrió un ataque de este tipo.

Algunos especialistas dicen que Oseguera Cervantes creció a costa de «triturar» a sus grupos rivales. Pero al mismo tiempo es un personaje con sentido empresarial que aprovechó las oportunidades del mercado. En 2010 mudó la producción de metanfetaminas de Michoacán a Colima para alejarse de la zona controlada por el cartel de Los Caballeros Templarios.

Luego se benefició del repunte en el consumo de heroína en EE.UU., al comercializar cosechas de amapola de Guerrero o Michoacán.También aprovechó el auge económico en la ganadería, agricultura y construcción de Jalisco, que le dio la facilidad de lavar activos.

Fuentes del gobierno de Jalisco aseguraron que Oseguera Cervantes ha llegado a controlar el ingreso de precursores o sustancias iniciales para elaborar drogas sintéticas en los puertos de Manzanillo, en Colima, y Lázaro Cárdenas, en Michoacán.

Pero destaca además por su extrema violencia. El CJNG ha asesinado a decenas de funcionarios y policías como represalia por el intento de capturar a sus miembros. De hecho, la organización se dio a conocer en 2011 con el asesinato de 35 personas en Boca del Río, Veracruz, como una advertencia al cartel de Los Zetas.