¿Por qué detuvieron a la madre de Emilio Lozoya?

518

Un juez federal otorgó la suspensión definitiva al exdirector general de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya Austin, por la orden de aprehensión girada en su contra por la investigación sobre el presunto lavado de dinero, asociación delictuosa y caso Odebrecht.

Sin embargo, al mismo tiempo, Gilda Margarita Austin y Solís, madre del ex director de Pemex, fue detenida por agentes de la Interpol en un centro vacacional de Alemania, y se espera sea trasladada a Múnich, donde podría enfrentar un proceso de extradición, luego de que la Fiscalía General de la República (FGR) obtuvo una orden de aprehensión en su contra por el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita y asociación delictuosa, porque en sus cuentas se recibió un depósito que presuntamente está relacionado con la entrega de recursos al ex funcionario por parte de la empresa Odebrecht para que se le favoreciera con contratos de obra.

En respuesta, la defensa de Austín y Solís solicitó la protección de la justicia federal y presentó un recurso de amparo en contra de la orden de aprehensión, que le podría garantizar que, en caso de que se le otorgue una suspensión definitiva, no enfrente su proceso en prisión, por no ser delitos graves y tener más de 70 años de edad.

De acuerdo con al abogado Javier Coello Trejo, Gilda Lozoya se encuentra en casa de sus familiares en espera de ser puesta a disposición de las autoridades judiciales alemanas, ya que fue detenida con base en la ficha roja emitida por la Interpol, y el gobierno mexicano no ha formalizado la solicitud de extradición.

La mujer de más de 70 años de edad no aceptará ser entregada de manera voluntaria a las autoridades mexicanas, según indicó Coello Trejo, sino que esperará la notificación que envié el gobierno mexicano, el cual la acusa de ilícitos que no están tipificado como graves y por lo que podría enfrentar su proceso en libertad.

Según la defensa de Gilda Margarita Austin y Solís, se le involucra en la presunta comisión de un delito por el hecho de haber sido mencionada como beneficiaria de una transferencia que realizó su hijo por 185 mil dólares que estaban destinados a cubrir el pago de impuestos y los honorarios de abogados, relacionados con la adquisición de una residencia en Ixtapa Zihuatanejo, en el estado de Guerrero.