Policías de Oaxaca confunden a joven con delincuente y le disparan

512

El joven Alexander G. de 16 años de edad salió de su casa acompañado de otros tres jóvenes para comprar un refresco en compañía, pero fueron atacados a balazos desde la patrulla 023 sin motivo alguno por integrantes de la Policía Municipal de Acatlán de Pérez, Oaxaca. Como resultado el joven Alexander, de nacionalidad estadounidense, murió, la noche de este martes.

Los hechos ocurrieron en el poblado Vicente Camalote. Alexander resultó gravemente herido por los disparos y fue trasladado a un hospital, mientras que uno de sus acompañantes también está gravemente herido.

Tras los hechos, la madre del joven subió un video en redes sociales donde reclama justicia a las autoridades, tras la muerte de su hijo, mientras que la escuela de futbol Filial Rayados Tierra Blanca, en la cual Alexander era alumno, lamentó los hechos y reiteró que el menor era integrante del equipo de Tercera División en Orizaba, en la Universidad del Golfo de México (UGM).

“¡Me lo mataron, pero no me voy a dejar caer! ¡Pero quiero que todos se levanten y no se dejen, porque si esto me hicieron a mí con mi hijo, se lo pueden hacer a cualquiera! ¿Por qué se meten con los niños? ¡Mi hijo acababa de cumplir 16 años!”, grita la madre en el video.

“No puede ser, una patrulla se le fue encima pensando que él iba con un arma. Mi hijo no usa armas. Iba a la gasolinería por un refresco. Sólo los estaba esperando para comer una pizza. Ellos no son unos delincuentes, son unos niños. Cómo voy a creer que se confundan”, lamenta la mujer.

También denunció que nadie quiso levantar el cuerpo de su hijo y le negaron los primeros auxilios para tratar de salvarlo. “Mi hijo no era malo, mi hijo no fumaba, no tomaba, mi hijo tenía un sueño. Esos hijos de su puta madre se lo han truncado”, dice entre el llanto la mujer.

En tanto, el Ayuntamiento de Acatlán de Pérez emitió un breve mensaje en el que se acepta el percance, pero no menciona  la muerte de Alexander: “Con profunda tristeza lamentamos los hechos ocurridos la noche de ayer ya que en todo momento la misión de la corporación es preservar la paz y tranquilidad (…) no siendo este un hecho de mala fe y pensando en dañar la comunidad”.

Hasta el momento, la Fiscalía General de Justicia del Estado no ha emitido mayor información, pero el ayuntamiento de Acatlán de Pérez Figueroa informó que un integrante de la policía municipal fue puesto a disposición de las autoridades por su presunta responsabilidad en el caso y se inició una carpeta de investigación por el homicidio y prometió que llevará a cabo una exhaustiva investigación.

Mientras que la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) inició un expediente de oficio por probables violaciones a los derechos humanos y pidió que se adopten medidas de atención física y psicológica a los familiares, además de garantizarles el acceso a la justicia.

Sólo durante 2019, la Defensoría recibió mil 344 quejas contra autoridades municipales, de las cuales 256 (19%) estuvieron ligadas con violaciones a los derechos humanos cometidas por mandos y elementos de policías municipales. En lo que va de 2020, ha recibido 120 quejas contra agentes locales, entre las cuales hay dos muertes al interior de los centros de detención municipal de El Espinal y Matías Romero.

Tras el asesinato del joven, en las redes sociales inició un movimiento bajo el hashtag #JusticiaParaAlexander.

Cuarto caso de brutalidad policíaca

La muerte de Alexander se convirtió en el cuarto caso de brutalidad policial que se da a conocer en la última semana en el país y que provoca la muerte de personas. En marzo pasado, Yair López murió durante un arresto en Tijuana, Baja California. El agente que lo detuvo le presionó el cuello con la bota y lo mató.

El 2 de mayo, en Xalapa, Veracruz, Carlos Andrés Navarro falleció en los separos del llamado Cuartel de San José de la Secretaría de Seguridad Pública estatal.

El 4 de mayo, Giovanni López murió bajo la custodia de la policía de Ixtlahuacán, en Jalisco. Todos los casos trascendieron en la última semana generando protestas.