La balacera ocurrida la noche de viernes en la Plaza Garibaldi, iba dirigido contra Sergio Flores Concha, “El Tortas”, por el control,  venta y distribución de droga, de acuerdo a los reportes de inteligencia elaborados por la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) capitalina, la Procuraduría de Justicia (PGJ-CDMX) y la Jefatura de Gobierno.

Esta investigación apunta a que en diciembre de 2017 inició la operación de la llamada Fuerza Anti -Unión a Garibaldi, comandada por el Cartel Jalisco Nueva Generación, que tiene por objetivo acabar con la Unión de Tepito para quedarse con todas las plazas de distribución y venta de droga.

Presuntamente, la Plaza Garibaldi estaba dirigida por Víctor Barajas de la Unión de Tepito quien fue asesinado en marzo en Tlatelolco. Tras los hechos, la distribución de droga quedó en manos de diversos sujetos, quienes posteriormente aparecieron desmembrados en el Puente de Tlatelolco.

Estos hechos aumentaron los niveles de violencia en Garibaldi, pues se mantiene la pugna de la plaza, buscaban al “Tortas” y al “Chucho”. Durante el ataque del viernes, estaba presente ña esposa de Víctor Barajas, quien murió en el hospital.

El local donde se cometieron los cinco homicidios era controlado por La Unión y tenía un par de semanas que fue reabierto. Desde finales de diciembre la llamada Fuerza Anti-Unión tiene el control de ciertos establecimientos mercantiles en donde tienen halcones vigilando las 24 horas y utilizan motos.

Gracias a las cámaras de vigilancia del C-5  de la SSP, instaladas en la zona, las autoridades ya cuentan con el seguimiento de todos los hechos  seguimiento de cómo fue el antes, durante y después de los asesinatos. Se analiza la planeación, organización, ruta de entrada y de salida de los asesinos, por lo que cuentan con información confiable para identificar a los agresores de este multihomicidio.

‘El Tortas’ pudo salir ileso, porque presuntamente fue alertado por dos elementos de la Policía Auxiliar del Sector 52, encargados de la vigilancia perimetral a tierra.

De acuerdo con lo documentado en videos del C-5, “El Huguito”, uno de los lugartenientes del Cártel de la Unión les advirtió a los policías que “irían por El Tortas”. La grabación muestra que los uniformados, que hacían rondines a pie, no actuaron conforme lo establece el protocolo de seguridad y en lugar de hacerle frente a los más de 10 gatilleros que tomaron Garibaldi o pedir ayuda, se perdiera entre los paseantes y turistas del lugar, para después regresar a brindar ayuda ya cuando se habían detonado más de 70 tiros de armas 9 milímetros y R-15.

También revelaron que el contrato que tiene la Policía Auxiliar con la delegación Cuauhtémoc es por el resguardo de 200 elementos para 33 colonias, lo que daría un promedio de seis elementos por zona.

Al respecto, la Secretaria de Seguridad Pública prepara una inspección al interior del Sector 52 para determinar el actuar de los policías, que aparentemente, brindaban protección al grupo criminal de “El Tortas” al no proceder de manera preventiva para evitar el ataque armado en uno de los lugares más emblemáticos de la Ciudad de México.

Los videos en poder de la procuraduría local ubican como los actores materiales de la masacre a Víctor Hugo Ávila Puentes, “El Huguito”, y a Mauricio Hernández Gasca, “El Manzanas”; estos se disfrazaron de mariachis y en estuches de guitarras y guitarrones escondieron las R-15 y 9 milímetros que usaron para la balacera.

De 10 sicarios, sólo cuatro dispararon contra sus víctimas, pues los otros seis fungieron como “muro” para evitar que la Fuerza Anti-Unión los atacara por sorpresa.

Durante los más de cinco minutos que duró el ataque no se observó ni una patrulla en el lugar, cuando el titular de la dependencia, Raymundo Collins, había ordenado reforzar la vigilancia, pues quería garantizar a turistas extranjeros una buena estancia.

El ataque dejó un saldo cinco personas muertas y ocho heridas.