La Policía Comunitaria de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias Pueblos Fundadores (CRAC-PF) de los municipios de Chilapa y José Joaquín Herrera, Guerrero realizó una marcha en la comunidad de Alcozacán, del municipio de Chilapa donde participaron  19 niños de entre seis y 15 años, quienes reciben adiestramiento para defenderse contra el grupo criminal de Los Ardillos, luego que el pasado viernes asesinaron a 10 músicos en la comunidad de Mexcalcingo.

En la marcha. La CRAC-PF presentó a los menores y señaló que son originarios de las comunidades de Ayahualtempa y Xochitempa, posteriormente mostraron parte de su adiestramiento en el manejo de armas y para combatir con escopetas, rifles de bajo calibre y el rostro cubierto con paliacates.

El coordinador de la CRAC-PF, Bernardino Sánchez Luna, explicó que los menores reciben adiestramiento desde hace dos meses para fungir como policías comunitarios y poder hacer frente a Los Ardillos, en caso que sean atacados en sus comunidades, debido a que “ni el Ejército, la Guardia Nacional o la Policía Estatal han podido detener los ataques de estas bandas criminales”.

En mayo de 2109 la CRAC-PF difundió dos videos en los que mostraban a menores con palos pues serían entrenados para sumarse a esta Policía Comunitaria que ha enfrentado a Los Ardillos desde hace cuatro meses con un saldo de decenas de muertos, entre ellos, 20 habitantes de las diferentes comunidades de Chilapa.

El coordinador de la policía comunitaria dijo que 9 menores, de entre 15 y 16 años ya están capacitados para disparar y el resto, de entre 6 y 13 años recibirán adiestramiento para que aprendan a proteger a su comunidad, a sus familias y a ellos mismos, como los próximos policías comunitarios.

«Los estamos preparando para que cuiden a sus hermanitos cuando vayan al campo», dijo. «Si en estos momentos hay un enfrentamiento a balazos con los delincuentes, los que participaríamos seríamos nosotros, los niños no».

Actualmente, la CRAC-PF está conformada por 800 integrantes, con presencia en 16 comunidades indígenas nahuas de los municipios de Chilapa y José Joaquín Herrera, en la Montaña Baja de Guerrero.

Por su parte, los pobladores de esas comunidades llevan siete días con un bloqueo carretero en Chilapa-Hueycantenango para exigir la detención de «Los Ardillos».

El crimen de los músicos

Por su parte, el fiscal general de Guerrero, Jorge Zuriel de los Santos Barrilla, informó que seis presuntos integrantes de la organización criminal son responsables del crimen de los 10 músicos, ocurrido a las 17:17 horas del pasado viernes, ocurrido en la carretera José Joaquín Herrera-Chilapa.

Indicó que cuando las autoridades arribaron al lugar, hallaron dos camionetas de redilas con cinco cuerpos cada una. De ellas, una se encontró al fondo de una barranca a 100 metros de profundidad.

Los músicos regresaban de haber tocado un día antes en la comunidad de Tlayelpa, Fueron detenidos por los delincuentes que iban en dos camionetas y dispararon al aire para detenerlos. Allí, los atacaron con armas punzocortantes. Posteriormente subieron los cadáveres a dos camionetas, en una de ella se colocaron cinco cuerpos desmembrados y en la otra colocaron el resto de los cuerpos y les encendieron fuego.