La Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ-CDMX) informó que desde el  2015 opera una banda de secuestradores “Las Pelonas”, cuya actividad se centra en las alcaldías del sur de la Ciudad y se enfocan en estudiantes de preparatoria y nivel superior en las alcaldías de Tlalpan, Coyoacán y Xochimilco.

Su modus operandi muestra que piden entre 4 y 5 millones de pesos como rescate y, sin embargo, asesinan a sus víctimas en las primeras 48 horas después de su rapto, muy similar a lo que padeció en estudiante de la Universidad del Pedregal, Norberto Ronquillo.

De acuerdo al expediente FCIH/UI-1C/D/00100/06-2019, esta es una de las líneas de investigación para hallar a los responsables del plagio y asesinato del estudiante, aunque la procuraduría capitalina local no ha podido hallar indicios sólidos sobre los responsables.

Luego de asesinar a sus víctimas, Las Pelonas depositan los cadáveres en la zona boscosa de Xochimilco, Tlalpan y Milpa Alta y su líder es identificado como “El Barbas”.

En algunos casos, una familia de una de las víctimas pagó 500 mil pesos, por el rescate, pero el cuerpo de la joven fue hallado sin vida en las inmediaciones del pueblo de Topilejo.

En el historial delictivo de la banda hay cinco expedientes de 2015 a 2018. Tres de ellos terminaron en homicidio, mientras que dos fueron rescatados con vida después de pagar el rescate.

La primera víctima fue en 2015, cuando un estudiante universitario fue secuestrado de una universidad sobre la avenida Insurgentes Sur, en la alcaldía Tlalpan. El rescate fue de 5 millones de pesos. La familia, en un lapso de 12 horas consiguió 800 mil pesos y pagó el rescate, pero el cadáver del joven de 22 años fue encontrado en el Ajusco.

Un caso similar ocurrió en 2017. La víctima fue una joven de 18 años a quien secuestraron al salir de su escuela ubicada en la colonia Espartaco, en la zona de Viaducto Tlalpan. La familia logró pagar un rescate de 500 mil pesos y entregó el efectivo, pero la chica fue asesinada, pese a que la negociación se concretó en 12 horas, cerca del plantel educativo.

El hecho más reciente ocurrió a principios del año pasado. Se trató de un estudiante originario de Morelos. Su familia solicitó la intervención de las autoridades y se negó a pagar el rescate. El joven fue asesinado y su cadáver, abandonado en Xochimilco.

Las autoridades capitalinas indican que desde el 2015 esta banda comete por lo menos un secuestro importante al año, pero no han podido ubicarlo. “El Barbas” es ubicado solo por voz, pues las grabaciones que tienen confirman que es la persona encargada de realizar las grabaciones.

También confirmaron que la banda opera en la alcaldía Milpa Alta y que la familia de “El Barbas” se hace pasar por empresarios restauranteros y que tienen al menos cuatro negocios y un antro que organiza tardeadas. Allí reclutan jóvenes que se dedican a “marcar” a sus víctimas, pues son estudiantes de estos mismos colegios.

Con estos indicios, la PGJ considera que el caso de Norberto Ronquillo, pudo ser plagiado y asesinado por este grupo delictivo.