En medio de la crisis por el desabasto de combustible en varios estados del centro del país, el tema del huachicoleo protagonizó un nuevo escándalo, luego de darse a conocer que el gobierno de Enrique Peña Nieto reservó hasta por cinco años más de 30 expedientes sobre la ordeña de ductos.

Según detalló el diario La Jornada, los documentos reservados tienen que ver con tomas clandestinas, principalmente en Puebla, y con el sistema de revisión de los flujos de combustibles mediante ductos.

El rotativo cita documentos de Petróleos Mexicanos (Pemex), los cuales pertenecen al área de Pemex Logística, la rama de la empresa encargada del transporte de hidrocarburos. Lo peor, es que el diario señala que más de la mitad de los documentos fueron reservados en los tres meses previos a la elección del primero de julio, donde ganó Andrés Manuel López Obrador.

Incluso, se menciona que el expediente reservado en su totalidad está relacionado con una auditoría interna a Pemex Logística por estar en proceso deliberativo, mientras otro, sobre tomas clandestinas, fue reservado de manera parcial versa sobre el sistema supervisorio de control y adquisición de datos (Scada), que opera en la Torre de Pemex y que detecta los flujos de combustibles distribuidos mediante ductos en el país.