La Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) y el gobierno de México, firmaron un convenio para asesorar y brindar asistencia técnica para la formación en materia de derechos humanos a la Guardia Nacional.

Michelle Bachelet, alta comisionada ONU, dijo que el documento firmado demuestra el interés compartido en avanzar hacia un cambio de paradigma que coloque a los derechos fundamentales en el centro del accionar de la fuerza pública.

“La experiencia nos demuestra que no se puede lograr la seguridad sin un pleno derecho a los derechos humanos, y que no se pueden disfrutar los derechos humanos sin condiciones de seguridad”, refirió.

El acuerdo, va más allá de la capacitación, según su punto de vista, pues incorpora elementos que reforzarán el carácter civil que debe tener un cuerpo de seguridad, entre ellos mecanismo de participación ciudadana, construcción de indicadores, mayor transparencia, rendición de cuentas y dignificación y profesionalización de la función policial.

Tras la firma del acuerdo, el presidente Andrés Manuel López Obrador, indicó que se tiene la intención que nuestro país se abra a la observación internacional e insistió que las Fuerzas Armadas no serán utilizadas para la represión.

“En la actualidad, y ese es un compromiso, nunca jamás el presidente en funciones va a dar la orden al Ejército, a la Marina, a las Fuerzas Armadas de reprimir al pueblo de México, vamos a llevar a cabo este cambio de garantizar la seguridad sin violar derechos humanos, ese es el objetivo”, dijo.