De acuerdo con el presidente Andrés Manuel López Obrador, el desabasto de combustible en Ciudad de México se recrudeció por un segundo acto de sabotaje ocurrido en el ducto Tuxpan-Azcapotzalco, luego que fue reparada una primera fuga. En su conferencia de este viernes, el mandatario reiteró que no habrá marcha atrás en el combate al robo de hidrocarburos y anunció una nueva fase del operativo con mayor vigilancia en los ductos.

A su vez, la secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, detalló que fueron congeladas las cuentas bancarias vinculadas a presuntos participantes en este delito y se busca detener en flagrancia a quienes cometen los robos.

De acuerdo a los cálculos del gobierno federal, la proyección era normalizar la distribución en el valle de México a las 05:00 horas de este jueves. Sin embargo, en la noche del miércoles se volvió a detectar una afectación por lo que el ducto se tuvo que cerrar. Pero aseguró que hay combustible suficiente y que se restablecerá pronto el abasto.

También hizo un nuevo llamado a la población a detener el combate del huachicol y a evitar las compras de pánico y la especulación.

López Obrador explicó que la siguiente fase del plan de combate consiste en vigilar mil 600 kilómetros de los seis principales ductos del país, pero continuará el abasto mediante pipas y se crearán bases de vigilancia a lo largo de las instalaciones, de lo cual dará detalles este próximo lunes.

Por su parte, la Policía Federal, el Ejército y la Marina también ampliarán los operativos en carreteras para detectar las pipas pirata que transportan gasolina robada. Alejando Gertz Manero, encargado de despacho de la Procuraduría General de la República explicó que están “trabajando sobre la flagrancia de las personas que están haciendo este daño al país, utilizando los bienes de la nación para beneficiar a unos cuantos.  Esa es la manera en que el Estado mexicano defiende sus intereses y su patrimonio”.

Y adelantó que la reforma legal para convertir al robo de hidrocarburos en delito grave les daría mayores herramientas en la persecución de este delito.

Más tarde, el presidente López Obrador se reunió en Palacio Nacional con la jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, para dialogar sobre el desabasto de gasolina en la capital del país, pues explicó que las compras extraordinarias incrementaron la demanda en algunas partes del país, provocando el desabasto y el descontento entre la ciudadanía.

“Se restablecerá en una hora el abasto. Ya no habrá corrupción. A ver quién se cansa primero, desde luego se generan molestias y por eso no dejaré de agradecerle a la gente su apoyo y comprensión, gracias por ayudar como lo están haciendo, no tiene que haber miedo ni psicosis. Hay gasolina suficiente en el país”, reiteró.

López Obrador explicó que la problemática de desabasto de gasolina se debe al cierre de ductos de Pemex. Sin embargo, aclaró que hay combustible suficiente para el abastecimiento y sólo se trata de un retraso por el nuevo sistema de distribución.