El presidente Andrés Manuel López Obrador y su esposa Beatriz Gutiérrez Müller encabezaron la ceremonia de izamiento de bandera a media asta en la plancha del Zócalo capitalino, para recordar a las víctimas de los terremotos que azotaron la Ciudad de México en un día como hoy, pero de 1985 y 2017.

Acompañado de los mandos de las Fuerzas Armadas, Seguridad Pública, Gobernación, Protección Civil y la jefa de Gobierno capitalino, Claudia Sheinbaum, la banda de guerra del Ejército ejecutó el toque reglamentario del silencio, para después dejar a la banda de música de la Defensa Nacional entonar el Himno Nacional. La ceremonia duró apenas unos 10 minutos y estuvieron presentes miembros de protección civil, rescatistas y las Fuerzas Armadas que participaron en las labores de rescate.

Posteriormente se dirigió de regreso a Palacio Nacional, acompañado por su comitiva, mientras diversas personas se le acercaron para darle su respaldo y hacerle peticiones. Posteriormente, en lo que sería su conferencia de prensa matutina, realizó la entrega del Premio Nacional de Protección Civil su conferencia de prensa matutina indicó que se trata de un día de luto nacional, ofreció un abrazo fraterno para todas las víctimas de ambos acontecimientos y aseguró que las instituciones del país están preparadas para enfrentar un evento similar.

«Contamos con el apoyo de los gobiernos municipales, estatales, hay un trabajo coordinado de las dependencias del gobierno federal y desde luego se cuenta con el apoyo de las secretarías de Marina y de la Defensa Nacional», dijo y remarcó que el pueblo de México, entre otras características, es un pueblo fraterno, solidario, que siempre son los primeros en brindar auxilio.

«Ahora nos hemos propuesto que no se quede atrás el gobierno, que se llegue primero para auxiliar en caso de una desgracia», subrayó.

«Vamos a recordar a víctimas, familiares, amigos, a todo el pueblo de México; de manera especial a los que sufrieron por los sismos del 85 y de 2017, tanto en la Ciudad de México como en varios estados del país. Nuestra solidaridad, nuestro abrace fraterno a todos», agregó.

El premio el en área de protección se entregó a las brigadas comunitarias de la Cruz Roja Mexicana. También se reconoció a organizaciones como: En el campo de ayuda y Save the Children México, por su apoyo de los sismos de hace dos años, primero el 7 de septiembre en el istmo de Tehuantepec y posteriormente en la zona centro del país con el que azotó el 19 de ese mismo mes.

También se entregó una mención honorífica en prevención por el monitoreo volcánico del Popocatépetl al grupo de científicos asignados a esta tarea; así como a la Secretaría de Marina y Armada de México por un sistema de búsqueda y rescate, en el área de ayuda.

Por su parte, el titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, indicó que hoy «es na fecha muy triste en la memoria de los mexicanos, particularmente en la Ciudad de México, pero también la fecha en que inició la cultura de protección civil».

«Avanzó también una infraestructura técnica que hoy nos permite decirle a los mexicanos con toda certeza que damos seguimiento a acontecimientos que pudieran afectar su vida», aseveró.

A las 10:00 horas, inició un macrosimulacro en toda la ciudad, luego que se activó la alerta sísimica en el sistema de 12 mil 139 altavoces que dispone el C5, así como de las estaciones de radio y televisión que cuentan con el servicio de alertamiento.

De igual forma, se activaron las alarmas colocadas en edificios públicos y escuelas de la Ciudad. Se evacuan a los participantes y se hicieron cortes viales en diferentes zonas de la Ciudad.