El gobierno federal confirmó este martes que, debido a que no ha podido concretar la venta del avión presidencial TP01, y por el alto costo de mantenerlo en resguardo en EEUU, la aeronave regresará a México para relanzar su venta o incluso no se descarta ponerlo en renta.

Desde diciembre de 2018, cuando tomó posesión Andrés Manuel López Obrador, el avión presidencial, adquirido por el gobierno de Felipe Calderón y usado durante una parte de la gestión de Enrique Peña Nieto, fue enviado a un hangar de California, EEUU, donde fue puesto a la venta con ayuda de una oficina de transparencia de Naciones Unidas.

Al respecto, Jorge Mendoza, director del Banco Nacional de Obras Públicas y Servicios (Banobras) dijo en la conferencia de prensa matutina del presidente que en este período hubo varios particulares interesados en adquirirlo interesados, con propuestas por encima del avalúo de 130 millones de dólares, pero no se pudieron concretar.

Por ello, el funcionario dijo que se optó por que el avión “José María Morelos y Pavón” regresará a México para continuar su venta de manera individual, en conjunto o incluso podría ponerse en renta.

«El avión regresará a territorio mexicano para resguardo de FAM, exhibirlo en conjunto con aeronaves y así explorar tres iniciativas: comprador único, venta en copropiedad dos o más personas asociadas y tres, renta del activo», abundó.

El presidente López Obrador rechazó que haya fracasado la venta de la aeronave y justificó la situación diciendo que el concretar la transacción es un proceso complejo: “No se quiso malbaratar, había compradores, pero al final no consiguieron financiamiento y pasa el tiempo, por eso tomamos esta decisión”.

Por ello, señaló su decisión de traer la aeronave al hangar presidencial del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México o a la base militar de Santa Lucía una vez que termine su etapa de certificación en California para que sea entregado a la Fuerza Aérea Mexicana. También propuso vender 12 acciones a 12 empresas para que el costo sea menor y que estás lo puedan usar para viajes de sus ejecutivos.

Comentó que el avalúo del avión presidencial al día de hoy es de 130 millones de dólares, por lo que si las 12 empresas lo compraran, cada una pagará alrededor de 11 millones de dólares.