No hay organización delictiva que tenga capacidad para retar al Estado: Durazo

94

Previo a dejar su puesto en la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Alfonso Durazo Montaño dejará una herencia de  2 mil 846 asesinatos, lo que equivale a 94 diarios, en lo que va del sexenio de Andrés Manuel López Obrador, pese a ello, asegura que la estrategia que comandó, comienza a dar resultados.

Con la maleta lista para ir por la gubernatura de su natal Sonora, Durazo asegura que actualmente ninguna zona del país está dominada por el crimen organizado y sostiene que no hay organización delictiva que tenga capacidad para retar al Estado, y defiende la política que en la materia aplica la presente administración.

De acuerdo a información publicada por el diario La Jornada, Durazo Montaño hace referencia de las zonas históricamente dominadas y hasta gobernadas por el crimen organizado, como los casos de Sinaloa, Durango y Chihuahua, bastión de unos de los grupos criminales más importantes en nuestros días, el Cártel de Sinaloa.

Sin embargo asegura, que se ha trabajado para darle gobernabilidad a dichos territorios, al igual que en Tierra Caliente de Michoacán y en Miguel Alemán, Tamaulipas. “Esto no significa que no haya presencia de criminales, sólo que ya no dominan en esos lugares”, asegura.

Pese al optimismo, el exfuncionario federal asegura que falta mucho por hacer, como la contención de violencia que sigue viviendo el país, la cual asegura, se ha ido avanzando, luego de un panorama oscuro en el que llegó la nueva administración.

“Recibimos en una condición difícil los niveles de inseguridad en el país. En 2018 los califiqué como un estado de emergencia nacional”, explicó, al tiempo de sumar otros elementos en contra, como la reconfiguración de la extinta Policía Federal, que vivía bajo la sobra de la corrupción.

De ahí nace la necesidad de crear una nueva corporación, la Guardia Nacional, como el mismo Durazo lo señala y del cual presume su avance, “Uno de los grandes logros que ya tenemos es que el despliegue territorial permanente nos ha permitido recuperar todas aquellas áreas geográficas, regiones del territorio que estuvieron históricamente dominadas por organizaciones criminales. En esas localidades no se conocía la presencia del Estado mexicano, ni siquiera a través de los programas sociales”.

Con información de La Jornada.