En respuesta a la insinuación del presidente Andrés Manuel López Obrador de que las protestas emprendidas por Policías Federales en diferentes cuarteles de la Ciudad de México este miércoles por el recorte de algunas prestaciones, al ser integrados a la Guardia Nacional, un grupo de uniformados inconformes que mantienen tomado el Centro de Mando de la corporación en la alcaldía de Iztapalapa, rechazaron la presencia de «mano negra» en su movimiento.

En la explanada central de las instalaciones, los agentes mostraron sus acreditaciones como integrantes de la corporación para demostrar que no hay infiltrados. «El presidente Andrés Manuel López Obrador decía que había mano negra, sólo somos policías federales y son los que realmente están en la lucha”, aseguraron. «Negamos rotundamente lo que dice el presidente, la única mano negra es la de él y su gente».

Además reiteraron que su postura es mantener una negociación con el gobierno federal para continuar con el proceso de absorción para la Guardia Nacional, pero aseguraron que son las autoridades las que se desdicen de sus compromisos.

«Estamos esperando a que el señor Alfonso Durazo (secretario de Seguridad Ciudadana) de su conferencia y con base en eso tomaremos medidas y a toda acción que ellos hagan, de parte de Policía Federal va a haber una reacción», advirtieron. «Está abierta la negociación con ellos si ellos no quieren negociar, nosotros tomaremos medidas para que vean la fuerza que tiene Policía Federal».

Aunque advirtieron que sus medidas serán pacíficas y no afectarán a terceros.

López Obrador reitera advertencias

Por su parte, el mandatario federal, advirtió esta mañana que la ley establece que en 18 meses desaparece la Policía Federal y que “se tomó la decisión de no despedir a ningún elemento», pero indicó que este movimiento que no tiene razón de ser ni fundamento.

«No es una causa justa porque no hay despidos ni se están quitando salarios ni prestaciones. Cuando hablo de mano negra es que los principales dirigentes del movimiento no trabajan en la Policía Federal, pertenecen a organizaciones de otro tipo”.

Pero advirtió que aunque el ingreso a la Guardia Nacional es «voluntario» y que los agentes que no lo hagan serán integrados en otros puestos de la administración pública una vez desaparezca la Policía Federal en 18 meses, pero que quienes salgan de la corporación no serán reintegrados por un tema de disciplina.

«Algunos decidieron salirse, no van a perder su trabajo pero ya no van a regresar a la Guardia Nacional porque es indisciplina y no se puede permitir», sostuvo.

Finalmente, la jefa de Gobierno capitalina, Claudia Sheinbaum, informó que este jueves realizará un recorrido con elementos de la Guardia Nacional, por la alcaldía Iztapalapa, como parte del arribo de esta corporación a la Ciudad.

La mandataria y el nuevo grupo de seguridad avanzarán por avenida Villa Franqueza y hasta la calle Pozos, en la colonia Desarrollo Urbano Quetzalcóatl.