México y Guatemala instalan blindaje binacional para contener migrantes en frontera sur

130

Autoridades mexicanas y guatemaltecas establecieron un operativo binacional para frenar los grupos de migrantes con el argumento de evitar la pandemia de Covid-19 y prevenir el tráfico de personas.

En el puente Rodolfo Robles, que conecta a Chiapas con Guatemala, ambos gobiernos coordinaron operativos para blindar la frontera y promover una migración «ordenada», aunque no precisaron el número de elementos de seguridad.

«Debemos entender que la migración es permanente; sin embargo, hay que hacerla regulada y segura», manifestó Vicente Antonio Hernández, comandante de la 36ª Zona Militar en Tapachula.

Pese a que el arranque del operativo coincide con la presión de Estados Unidos, que detuvo a más de 100 mil migrantes indocumentados en la frontera con México en febrero, el general aseguró que la restricción de los cruces no esenciales es para evitar contagios de Covid-19 en las vacaciones.

«El objetivo fundamental es que nos protejamos todos, porque viene Semana Santa y vienen vacaciones y hay que recordar que el año pasado después del puente hubo un repunte fuerte», manifestó el militar mexicano.

El reforzamiento de la vigilancia en los pasos formales e informales de la frontera del río Suchiate ocurre cuando el Instituto Nacional de Migración (INM) de México ha detenido a 34 mil 993 migrantes irregulares hasta el 25 de marzo, un aumento de casi el 28 % o 7 mil 643 personas más que el año pasado.

Tan sólo en la frontera sur, aseveró el representante de las Fuerzas Armadas, México ha rescatado a más de seis mil menores de edad no acompañados.

El comienzo del operativo también coincide con la víspera del arribo de las primeras 1.5 millones de un total de 2.7 millones de vacunas de AstraZeneca que Estados Unidos prestará a México tras una negociación entre los presidentes Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y Joe Biden.

En tanto, el director del Instituto Guatemalteco de Migración (IGM), Guillermo Díaz, expresó desde el puente fronterizo que su país vive situaciones difíciles por la pandemia, pero al mismo tiempo afronta el tránsito irregular de migrantes.

«Hay que reconocer que Guatemala es un país de tránsito y no de destino, porque como país de tránsito preocupa la salud de quienes vienen, pero (también) la salud de los vecinos mexicanos», comentó.