El ambientalista José Luis Álvarez Flores fue asesinado este lunes en el municipio de Emiliano Zapata, Tabasco, en los límites con el estado de Chiapas. Los hechos ocurrieron alrededor de las

12:25 horas en las inmediaciones del kilómetro 3 de la carretera Ejido Calatraba, del municipio de Palenque, Chiapas. Mientras que su cadáver fue depositado unos 25 fuera de la vía.

El cuerpo del ecologista de 64 años tenía varios impactos de bala y mensajes escritos en cartulinas.

Álvarez Flores era el encargado de dirigir una Unidad de Manejo Ambiental (UMA) Saraguato (mono que predomina en la zona, que comúnmente es atropellado en las carreteras de la región y frecuentemente  denunció espacios de  extracción ilegal de arena del río Usumacinta, por lo que fue amenazado.

Luego de los hechos, Miguel Pérez, presidente de las Unidades de Manejo Ambiental (UMA) de Tabasco lamentó el crimen: “Reprobamos este cobarde asesinato, exigimos justicia, que protejan a su familia y otros dos defensores más que fueron amenazados”, declaró Pérez al confirmar que junto al cadáver han dejado notas de amenaza a familiares y ecologistas.

La UMA Saraguato, que estableció Álvarez Flores en el 2012, maneja un área protegida de 345 hectáreas en el municipio de Chablé, Tabasco, donde habitan un centenar de monos saraguato, también llamados aulladores, además de iguanas y garzas tigre.