Andrés Manuel López Obrador dio a conocer que el sargazo que arriba a playas de Quintana Roo será recolectado desde mar abierto con el uso de barcos adaptados por la Marina Armada de México y para evitar que llegue a las playas de la Riviera Maya.

“Este problema heredado, como otros, se han magnificado para cuestionar al nuevo gobierno, pero no hay motivo para preocupación”, expuso el mandatario.

López Obrador dijo que lo del sargazo es controlable y se está atendiendo bajo la dirección de la Secretaría de Marina: “Participan el gobierno del estado, gobiernos municipales, centros de investigación y, ejemplarmente, los empresarios del sector turístico”.

El secretario de Marina, Rafael Ojeda, afirmó que la llegada del sargazo se tomará como un problema de Estado.

Entre las medidas que se tomarán será la habilitación en los astilleros de la Marina Armada de México de entre 10 y 12 barcos sargaceros, la adquisición de barreras de contención y la limpieza de las playas.

“Tenemos astilleros navales, tenemos ingenieros, vamos a diseñar, que ya lo tenemos, el diseño de una sargacera, en un par de meses vamos a tener la primera, y como va a ser en cadena, va a ser por bandas, cada mes vamos a tener una”, dijo el almirante secretario.

El secretario de Marina advirtió que no se va a contratar a empresas que ofrecen servicio de retiro de sargazo, de recolección de la alga de las playas, o para su contención. Al inicio de este programa la Marina tiene un presupuesto de 52 millones de pesos.

“Van a ser cuatro sargaceras, el promedio de las cuatro serían 16 millones de pesos.

“Estamos un poco detenidos en la compra de las barreras, queremos comprar una barrera que realmente nos sirva, y que sea duradera”, destacó Ortega.

Las sargaceras son barcos equipados con un sistema que aspira el alga para luego sacarla del océano, algunas veces ya empacado.

El gobierno federal espera que se pueda remontar el problema del sargazo que ha generado bajas en ventas de negocios a pie de playa, reducción de actividades turísticas y podría comenzar a impactar en reservaciones de hoteles.