Marchan para exigir ayuda ante la inseguridad que azota el norte Chiapas

97
Marcha Chiapas

Miles de habitantes del estadio de Chiapas marcharon este viernes en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez para exigir a las autoridades el cese a la violencia, así como el combate a la delincuencia organizada, los secuestros, trata de personas y la amenaza de los megaproyectos que no tienen consenso social en la entidad.

Durante la “Marcha por la Paz, la Justicia y al Seguridad”: pobladores de Jitotol, Pueblo Nuevo, Rayón, Tapilula, Solosuchiapa, Ixhuatán, Ixtapangajoya y Chapultenango, integrados por comunidades tsotsiles, zoques, donde marcharon adultos mayores, hombres, mujeres y menores exigieron al gobierno estatal y al gobierno federal detener la ola de crímenes que azota el norte de Chiapas.

También participaron activistas defensores de derechos humanos, miembros de organizaciones sociales y civiles, así como párrocos de templos pertenecientes a estos ochos municipios, todos enarbolando banderas blancas.

Los inconformes denunciaron que la región comienza a tener presencia de grupos civiles armados y de la delincuencia organizada, que han provocado un aumento en la incidencia delictiva de secuestros, violaciones, feminicidios, trata de personas mediante la prostitución, así como el alcoholismo y la drogadicción entre la población.

La “Caravana por la Unidad y la Paz en contra la Inseguridad” también se concentró en la plaza central del municipio de Rayón, demandó “vigilancia permanente en las entradas y las salidas de los municipios”. Para exigir que los cuerpos policiacos y militares intervengan y pongan fin al trasiego y venta de drogas en esa región.

Durante la marcha, pobladores del barrio La Asunción del municipio de Chapultenango, denunciaron que desde hace más de un mes un grupo de personas armadas entró a su barrio y comenzaron a padecer amenazas en sus actividades cotidianas, debido a que han cateado casas y amenazan a las personas dentro de sus domicilios en busca de gente que venda drogas o alcohol, sin su consentimiento y control.

Acusan a las autoridades municipales de no atender sus demandas y han tenido que salir para pedir ayuda de autoridades estatales o federales. Informaron que este grupo armado se esconde en el ejido Guayabal, el cual está invadido desde el 21 de noviembre de 2021, por un grupo armado.