El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que el gobierno federal ya cuenta con información suficiente para esclarecer los hechos, llegar a la verdad y castigar a los responsables del asesinato de tres mujeres y seis niños de las familias LeBarón, Langford y Miller, ocurrido el pasado 4 de noviembre de 2019.

“En este caso se iniciaron las investigaciones y se actuó desde los primeros días”, dijo durante su visita a la comunidad de La Mora, en el municipio de Bavispe, Sonora este domingo. Hay información que no podemos revelar por el debido proceso, pero agradezco a la Marina, a la Defensa Nacional y a Seguridad, que actuaron desde los primeros días”.

Además agregó: “Se tiene información que ha ayudado la Fiscalía General de la República (FGR) para esclarecer los hechos, llegar a la verdad y castigar a los responsables”, comentó.

En su visita, el mandatario federal se reunió con familiares de las víctimas para posteriormente ofrecer un mensaje al resto de los habitantes de la comunidad desde una pista de aterrizaje de esta comunidad, donde se comprometió a que este caso será un ejemplo:

“Primero va la justicia. Que se castigue a los responsables, que no haya impunidad, que sea un ejemplo de que el que comete un delito es castigado”, agregó.

Mientras que durante más de una hora se reunió con padres y esposos de las tres mujeres asesinadas), realizada en la casa de Kenny Miller, suegro de Rhonita LeBarón, quien pereció con cuatro de sus hijos a seis kilómetros del lugar.

En su mensaje a la comunidad, el presidente anunció la construcción de un memorial en honor a las víctimas y reconoció a las personas que acudieron de inmediato a rescatar a los heridos, pese al peligro de la situación, como lo hicieron los médicos de Bavispe.

También anunció un plan de desarrollo para la región, que incluya el mejoramiento de los caminos.

“Nos vamos a volver a encontrar. En cuatro o seis meses a más tardar voy a regresar. Entre tanto, en dos meses habrá otro informe. Ya luego vendría yo en cuatro o seis meses aquí a Bavispe para presentar un plan general”, indicó e insistió en que para serenar al país se debe acabar con el contubernio entre criminales y autoridades.

“Donde domina la delincuencia no hay esperanza. Donde puede haber presidentes municipales, gobernadores, y a veces presidentes de la República, como monigotes o títeres, es porque las decisiones las toman los jefes de la delincuencia”, comentó el Ejecutivo.

En su intervención, Margaret Langford aseguró que están con los corazones quebrados, derrotados, por culpa de los criminales que operan en la región.

“Amo a este país y me duele hasta el alma pensar en no poder vivir aquí. Esta masacre nos ha dejado perdidos y destrozados. Le pido a Dios que esta situación no sea la que defina el destino de nuestra comunidad”, aseveró.

Visita no es suficiente: LeBarón

Para la familia LeBarón, la visita de López Obrador no garantiza un cambio ni seguridad ni justicia por el asesinato de nueve de sus familiares, pero también aceptaron que culparlo solo a él sería buscar un chivo expiatorio.

Al respecto, el activista Julián LeBarón indicó: “No creo que haya un cambio con su visita, no va a haber un antes y un después. El presidente no va a poder solo con este problema, las instituciones tienen décadas corrompiéndose y están podridas hasta la médula; el Poder Judicial no le da justicia a los mexicanos y las leyes no les sirven ni siquiera a los fiscales y a los soldados no les sirven para detener delincuentes. Creo que culpar al presidente o hacerlo directamente a él responsable es solo buscar un chivo expiatorio, porque todos somos culpables de este desastre.

“Hemos exigido desde el primer día que detengan a todos (los responsables de la masacre), porque siguen ahí afuera y esto se puede repetir. Lo verdaderamente escandaloso es que haya pequeños ejércitos de gente armada y a los ciudadanos solo les quede decir ‘ahí van los malos’ y que nadie haga algo”.

También acusó que los altos niveles de inseguridad que viven algunas de estas comunidades se están convirtiendo en pueblos fantasma, mientras las autoridades son omisas y hasta están involucradas en los ataques, como el ex director de Seguridad del municipio de Janos.

“Él está acusado de haber participado directamente en la masacre y aquí el punto central es que tienen un monopolio en el uso de las armas locales, se pasean en automóviles pagados por el pueblo, tienen autorizado usar armas, mandan a quienes las tienen; ¿qué pasa con los policías que voltean las armas hacia la comunidad y asesinan a mujeres y niños? Literalmente, el problema es de ese tamaño en nuestro país.

“Hay omisión por parte de las autoridades estatales, porque se pasean caravanas de asesinos y dicen ‘eso, que se maten entre ellos’. Pues mira las consecuencias de que se maten entre ellos, aquí está a la vista de todos lo que pasa cuando permitimos que ellos se laven las manos diciendo que fue una equivocación. Imagínense, nos hablan de una equivocación, (pero) los vamos a llevar al sitio para que vean el cerro de donde podrían haberla visto (a Rhonita LeBarón) salir de su casa con un lente; hay un video en donde dicen ‘uno está vivo’, refiriéndose a los niños, y luego dicen ‘quémelos’. ¿Esa es una equivocación? Yo quisiera que me expliquen cómo”.

En tanto, Adrián LeBarón dijo que no cesarán en la lucha hasta que tengan justicia, aunque aclaró que no se trata de una guerra contra el gobierno, sino de una lucha por la paz.

“Esto que estamos haciendo con la masacre de mi hija es la excepción de la regla, porque la regla es agachar las orejas y abandonar el changarro, pero no, nosotros estamos en lucha y somos la excepción de la guerra”.

Posteriormente acudieron al lugar de los hechos e ingresó a la escena del crimen, donde murió calcinada su hija Rhonita y sus cuatro nietos. Tomó un puño de ceniza  las ofreció a todos los mexicanos para que se unan para poner un alto a la violencia.

“Esto es lo que yo le ofrezco a México, las cenizas de mi hija, que se vayan al aire y que se vayan a todo México para que reclamen todos los mexicanos esta masacre. Aquí acribillaron a mi hija, acribillaron a cuatro de mis nietos decenas de sicarios, y quiero que México me ayude, que pongamos si es posible un jaque mate, metafóricamente hablando, a todas las autoridades que nos han fallado”, dijo.

En el acto posterior al encuentro, Margarita Langford fue la encargada de hablar en nombre de la familia. Ella es esposa de David, quien a su vez también es esposo de Dawna, una de las asesinadas.

López Obrador estuvo acompañado por la gobernadora del estado, Claudia Pavlovich; el consejero jurídico de Presidencia, Julio Scherer Ibarra; los secretarios de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo; de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, y de Marina, José Rafael Ojeda.

Al lugar de la cita, el Presidente viajó por tierra desde la ciudad de Agua Prieta. El trayecto tuvo un pequeño percance, luego que se ponchara la llanta de una de sus camionetas, mientras que los secretarios de Seguridad y Marina arribaron en un helicóptero MI-17 de la Armada de México y el de Defensa llegó y se retiró en un Black Hawk de la Fuerza Aérea Mexicana.