Al retomar su agenda luego de los festejos del 16 de septiembre, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció en su conferencia de prensa matutina de este martes que hablará con integrantes del Poder Judicial y de la Fiscalía General de la República (FGR) sobre los motivos de la liberación de policías que ya habían sido procesados por participar en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa en septiembre del 2014.

Mientras que este miércoles se reunirá con padres de las víctimas y miembros de la FGR para intentar explicarles por qué se dio la liberación de 71 indiciados en el caso hasta el momento.

El mandatario agregó que desde antes de que se diera a conocer la liberación de estas personas, el gobierno federal había presentado una queja formal tanto al Poder Judicial como a la FGR.

«Desde antes ya se había presentado una queja y cuando me reuní con los padres de Ayotzinapa ellos me pidieron que interviniera para un encuentro y yo estar como testigo y se va a llevar esa reunión mañana», explicó.

«Cuando me reuní con los padres de los jóvenes de Ayotzinapa ellos me solicitaron que interviniera y participara como testigo, se va a llevar a cabo esta reunión el día de mañana. Vamos a tener esa reunión y se va a tratar este asunto», agregó.

La queja mencionada fue realizada el domingo y enviada al Poder Judicial, donde se solicita la intervención de la FGR. Mientras que este martes habría una nueva reunión entre representantes del Ejecutivo, el Judicial y la Fiscalía.

«Se va a revisar el caso. La Fiscalía ha presentado denuncias, abrió la investigación sobre estos asuntos y están dispuestos a revisar todo el procedimiento de acuerdo con sus facultades y autonomía», finalizó.

“Inaceptable”: Astudillo

Por su parte, el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, dijo que esta decisión judicial era inaceptable. En una entrevista realizada este martes, solicitó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que revise a profundidad “con base a qué, o cuáles fueron los argumentos jurídicos para dejarlos en libertad”.

No es aceptable ni jurídica, ni moralmente, que se esté dejando en libertad a los 24 policías municipales que se encontraban detenidos por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa la noche del 26 de septiembre de 2014.

En ese momento, cuando policías y presuntos integrantes del grupo Guerreros Unidos murieron otras seis personas: tres normalistas, un jugador de futbol, el chofer del autobús en que viajaban los jugadores del equipo Los Avispones de Chilpancingo y una mujer que viajaba en un taxi, quienes se encontraban en n el crucero que va al poblado de Santa Teresa, en la carretera federal Iguala-Chilpancingo, justo al momento del ataque.

De seguir así, señaló, “posteriormente no va a haber nadie que responda por estos hechos tan lamentables, que sigue siendo una exigencia que se esclarezca este caso”, reiteró.

A nivel estatal, Astudillo Flores anunció que se revisará con las autoridades del ayuntamiento de Iguala, si a los policías municipales que fueron liberados por el caso Ayotzinapa se les pagan sus salarios, como se denunció recientemente.