El municipio de Atizapán de Zaragoza, Estado de México, también sufrió afectaciones severas, luego que una veintena de casas fueron afectadas por las precipitaciones. Además, fueron retiradas 50 toneladas de desperdicios, incluidos sillones, animales muertos y llantas. Por ello, la alcaldesa señaló que se impondrán multas de hasta 2 mil 400 pesos a quien tire basura en calles, ríos y barrancas.

La Coordinación Estatal de Protección Civil informó que a las 18:00 horas de este lunes inició en Atizapán de Zaragoza una lluvia extraordinaria e intensa con granizo. En la zona norte, sur y centro del municipio se registró 50 ml por hora durante 1:30 horas.

Por ello el gobierno municipal de Atizapán de Zaragoza activó el Plan Integral de Prevención y Contingencia por Lluvias, en el que participaron 200 trabajadores del gobierno municipal con el apoyo de 11 camiones vactors y maquinaria.

Ante el riesgo de más lluvias, la zona norte del Valle de México se mantiene en alerta con la participación de elementos de Protección Civil, bomberos,  organismos operadores de agua y de servicios públicos e incluso vehículos anfibios.

Ruth Olvera indicó que «la de anoche (lunes)fue una tormenta inusual, normalmente llueve 10 a 11 milímetros; ya  con 25 milímetros es una lluvia fuerte;  la de ayer fue de 50 milímetros, que es un porcentaje inusual».

En total,  unas 60 familias fueron afectadas por las inundaciones en sus casas y durante este martes debieron realizar labores de limpieza de sus hogares, especialmente de las cisternas afectadas con aguas negras. Además, se habilitaron tres albergues habilitados en el Teatro Zaragoza, el Deportivo Ana Gabriela Guevara y en el DIF de Atizapán.

El Hospital General de Atizapán, «Salvador González Herrejón», también sufrió inundaciones en la planta baja. El río Moritas se desbordó a un costado del deportivo y teatro Zaragoza, en la colonia Juan Bosco e inundó varias comunidades, en Atizapán de Zaragoza.

Presa se desborda en Cuautitlán

La presa El Ángulo en el municipio de Cuautitlán Izcalli, Estado de México, amaneció cubierta de basura, luego que tuvo que ser desfogada a causa de las intensas lluvias de los últimos días en el Valle de México. Esta medida provocó que 43 casas se inundaran en las colonias Ejidal y Plan de Guadalupe, mientras que los servicios municipales de limpieza retiraron unas 100 toneladas de residuos, principalmente plásticos.

La presa disminuyó su caudal casi 40%, al pasar de su máximo nivel de 6 metros a 4 metros. Sin embargo los vecinos se mantienen en estado de alarma por el riesgo de nuevos desbordamientos, en los que varios autos fueron arrastrados por la corriente o quedaron atrapados entre el agua. Debido a esto, personal de Protección Civil, Bomberos, Policía Municipal y estatal activaron protocolos de auxilio.

Las lluvias de este martes generaron una intensa inundación en Circuito Margaritas, entre Lomas del Lago y la colonia Wenceslao, donde el caudal de las aguas dejó varios vehículos atrapados, por lo que la Secretaría de Seguridad del Estado de México pidió a los conductores evitar la zona.

A su vez, bomberos de Nicolás Romero auxiliaron a habitantes de este municipio, luego que un auto compacto fue arrastrado y cayó al patio de una casa, donde además derribó una barda, aunque no provocó personas lesionadas.

La carretera Atizapán-Nicolás Romero también sufrió anegaciones, que paralizaron la circulación de vehículos, así como encharcamientos en las colonias Lomas Lindas, Jardines de Atizapán, Arboledas, San Mateo y  Las Alamedas y en San Mateo Tecoloapan.

La tormenta dejó atrapados decenas de autos, incluso en el enlace de la autopista Champa-Lechería con el Circuito Exterior Mexiquense, donde policías estatales rescataron a un hombre y una mujer, una camioneta quedó cubierta por el agua.