La lucha contra la violencia que azota el país luce como una tarea más complicada de lo que se planeaba para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, por lo menos así lo demuestran las cifras, luego de darse a conocer que en junio se registraron 3 mil víctimas de homicidios dolosos, el reporte más alto en la actual administración.

La cifra representó un aumento de 3.45 por ciento con respecto a mayo, que era el mes más violento en lo que iba de la administración actual, según los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

La cifra también significó un alza de 8.38 por ciento con respecto a junio de 2018, cuando se registraron 2 mil 769 víctimas de homicidios dolosos.

Hasta junio de este año, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública reporta 20 mil 32 víctimas de homicidio doloso.

Según el sistema, en los meses de la administración de López Obrador los números son los siguientes: 2 mil 894 víctimas de homicidios dolosos en diciembre; 2 mil 849 en enero; 2 mil 804 en febrero; 2 mil 854 en marzo; 2 mil 729 en abril y 2 mil 901 en mayo.

En los primeros siete meses de su gestión subió entre 6 y 34 por ciento la incidencia del homicidio doloso, secuestro, feminicidio y extorsión; sólo el robo de vehículo con violencia bajó 3 por ciento.

En el sexto mes del año, la entidad donde hubo más víctimas de homicidio doloso fue Baja California, con 272. Le siguieron Guanajuato (248), Chihuahua (243), Estado de México (228) y Jalisco (226).

El Secretariado Ejecutivo reportó que la incidencia delictiva en junio se ubicó en 170 mil 738, un descenso de 5.34 por ciento respecto a lo registrado en mayo. En el comparativo anual, el índice tuvo un alza de 6.97 por ciento con respecto a junio de 2018.