El periodista de la cadena estadounidense Univisión, se presentó la mañana de este viernes en la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador para cambiar el tono del discurso del mandatario y, por primera vez en sus cuatro meses de gestión, cuestionarlo abiertamente sobre la falta de resultados en el número de homicidios dolosos ocurridos durante su gestión.

López Obrador hablaba sobre el perfil de los militares en proceso de retiro que encabezarán la recién creada Guardia Nacional, cuando el periodista, quien fue expulsado abruptamente de Venezuela hace unas semanas por increpar a Nicolás Maduro, indicó que el número de homicidios ocurridos en este periodo implicaría tener el número más alto de muertos en un sexenio desde que se tiene registro.

“Mueren miles de mexicanos a diario, vamos rumbo al año más sangriento en la historia, no está funcionando (su estrategia de seguridad)”, expresó el comunicador.

“No han aumentado; no, no. Yo tengo otra información. Te invito a que las veas… vamos viéndolas. No me gusta decir mentiras”, dijo el presidente.

“Estamos trabajando todos los días como nunca. Antes los presidentes no se levantaban temprano para atender el principal problema que es el de la inseguridad y la violencia, yo desde que tomé posesión, todos los días de lunes a viernes tengo una reunión con el gabinete de seguridad”, argumentó el mandatario. “¡Claro que está funcionando!”, reiteró.

“Mis datos dicen que sigue muriendo la gente y hay impunidad. Las cifras dicen que murieron 8 mil 524 mexicanos en tres meses. No hay resultados señor presidente”, apuntó el periodista.

“Que quede claro, no estoy diciendo que está resuelto el problema, lo que estoy diciendo es que hemos mantenido los niveles que existían anteriormente o qué se han revertido; vamos poco a poco, mi compromiso es que van a bajar los homicidios. Ya lo hice cuando fui jefe de gobierno baje 30 por ciento los homicidios”, dijo López Obrador.

Y sostuvo que hasta ahora, no había una estadística confiable diaria de los delitos cometidos en el país, los presidentes no se hacía cargo de este tema, delegaban, a menos que se  presentara un asunto muy grave”.

“No se está revirtiendo”, dijo Ramos e ironizó: “Qué bueno que están aquí todos los militares que encabezarán a Guardia Nacional, que son muchos militares para una corporación civil. Seguro que van a dar resultados, pero en varios años. ¿Qué harán en el corto plazo para revertir esta situación?”

Además, el periodista de la cadena estadounidense responsabilizó al mandatario por atacar a la prensa, específicamente al diario Reforma, donde es colaborador, pues el presidente le pidió al medio que revelara sus fuentes para revelar  el contenido de la carta que envió al gobierno español para pedir una disculpa por la violencia ejercida sobre los indígenas americanos en la Conquista.

“Ni Reforma, ni otro periodista va a revelar nunca sus fuentes. Si usted no hubiera filtrado la información, Reforma no hubiera consultado estas fuentes para confirmar la noticia”, argumentó el periodista.

“Yo creo que garantizando la libertad de expresión, sin censura, no hace lo que se hacía anteriormente, cuando el Reforma protegía a gobiernos del periodo neoliberal, que protegió a Salinas y a Zedillo e incluso, tengo pruebas de que ayudó a legitimar el fraude electoral del 2006 y apoyó mi desafuero. Es un periódico conservador, cuyo distintivo es la hipocresía”, le respondió el mandatario.

“Quiero ejercer mi derecho de réplica”, dijo el titular del Ejecutivo.

“Y nosotros la libertad de expresión”, contestó Ramos.

Tras el intercambio de argumentos, el mandatario continuó su conferencia de prensa  reconociendo: “Es un gusto tenerte aquí, Jorge”.

Así fue el encuentro: