El exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, entregó a la Fiscalía General de la República (FGR) un documento donde asegura su intención de aportar «información valiosa y privilegiada» sobre funcionarios de la administración de Enrique Peña Nieto.

El documento fue publicado por el periodista Ciro Gómez Leyva, quien aseguró que Duarte De Ochoa le envió una copia de la carta que el exgobernador de Veracruz envió al  fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero.

Duarte explica su situación jurídica y asegura que como exgobernador de Veracruz es «conocedor de diversa información que pudiera considerarse privilegiada y que, de ser el caso, podría ser de utilidad para diversas investigaciones que realiza la Fiscalía» y que está al tanto de que la FGR realice una investigación en contra de altos funcionarios de la priísta a la que perteneció, por lo que podría aportar información útil en contra de dichas personas.

La carta indica que el exgobernador de Veracruz está «en aptitud y ánimo de que me sea tomada la debida declaración y colaboración con la función investigadora que reviste a esta institución», pues se trata de un “deber ciudadano colaborar en esta investigación».

Además, menciona que pactó su entrega a la policía a cambio de que no molestaran a su familia con personal de los extintos Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), de la Secretaría de Gobernación (Segob) y de la Procuraduría General de la República (PGR), para que  no molestaran a su familia.

«Pacté mi entrega, sí a través de aquel entonces con los que eran mis abogados se hizo una mesa de trabajo en donde mi abogado (Marco Antonio  del Toro) en la Ciudad de México donde participaron funcionarios de aquella administración del Cisen, Segob y PGR», dijo.

“Mi familia estaba dentro  de esta circunstancia y el hecho de que mi familia estuviera dentro de esta circunstancia», me bligaron a decirle al gobierno federal qué debía hacer para dejar en paz a su esposa Karime Macías a sus hijos.

«Me entregué a cambio de que dejaran de molestar a mi familia. Yo puedo aguantar lo que sea. Cuando uno entra a la esfera pública, está consciente de la exposición a la que puedes estar sometido, pero la familia nada tiene que ver. Ni Karime ni mis hijos fueron funcionarios públicos», señaló.

Y remató: «El acuerdo era muy sencillo, te tienes que entregar antes de las elecciones del Estado de México en julio de 2017», expresó.  Además, mencionó que fue extorsionado y amenazado para aceptar las pruebas en su contra.

Duarte fue detenido en abril de 2017, en abril de 2017, en Guatemala, y extraditado a México en julio de ese mismo año. Desde entonces, permanece preso en el Reclusorio Preventivo Varonil Norte de la Ciudad de México.

Los titulares de esas dependencias en ese momento eran Eugenio Ímaz (Cisen), Miguel Ángel Osorio Chong (Gobernación) y Raúl Cervantes (PGR).

«Yo me entregué en abril, para que dejaran en paz a mi familia y puedan irse a un lugar seguro. Evidentemente fue otro engaño más de la administración, no tenía para dónde hacerme, era sí o sí», finalizó.