El fiscal General de la República (FGR), Alejandro Gertz Manero, informó que el ex director de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), Tomás Zerón de Lucio, huyó del país, por lo que la Interpol emitió una ficha roja para su localización. Es señalado por su presunta responsabilidad en la alteración y ocultamiento de pruebas en relación al caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa, asesinados y ejecutados el 26 de septiembre de 2014.

“Es necesario dejar muy claro que estos delitos no habían sido ni investigados, ni judicializados, en las diligencias que en su momento realizó la Procuraduría General de la República (PGR)”, dijo. Dichas órdenes se unen a las ya obtenidas el pasado 10 de marzo, en contra de funcionarios de la extinta PGR, entre ellos, el exdirector de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), Tomás Zerón de Lucio.

Sobre este personaje, el fiscal de la Nación informó que huyó del país por lo que se emitió una ficha roja de Interpol  para su localización a nivel internacional.

Además, informó que este lunes se detuvo a José Ángel Casarrubias, alías “El Mochomo”, presunto líder del grupo criminal Guerreros Unidos, considerado como uno de los dirigentes de la agresión contra los estudiantes.

Gertz Manero explicó que a través de la fiscal especial en materia de Derechos Humanos, Sara Irene Herrerías, así como del fiscal especial para el caso Ayotzinapa, Omar Gómez Trejo,  iniciaron investigaciones por diversos delitos que no habían sido tramitados, por lo que se pueden judicializar: desaparición forzada de las víctimas y delincuencia organizada, así como la localización de los cuerpos de los estudiantes.

“Estas investigaciones han permitido establecer la cronología de lo sucedido, así como la identidad de quienes cometieron esos delitos e inclusive, se han enviado ya restos para su identificación a la Universidad de Innsbruck, que fueron encontrados durante esta nueva investigación; sobre los cuales se esperan resultados de inmediato”.

La FGR también solicitó al Poder Judicial  46 órdenes de aprehensión contra de servidores públicos de diversos municipios del estado de Guerrero por delitos de desaparición forzada y delincuencia organizada. “Esas órdenes de aprehensión solicitadas se unen a las ya obtenidas el pasado 10 de marzo, en contra de funcionarios de la PGR, entre ellos, Tomás Zerón.

Anunció que para el fin de semana, se espera poder judicializar a otros funcionarios de diversos niveles, tener nueva información sobre los restos humanos que fueron enviados a la Universidad de Innsbruck con referencia a los sitios en que fueron encontrados” en diligencias absolutamente apegadas a derechos humanos”, aseguró.

Finalmente, aseguró que: “Se acabó la verdad histórica…”, que decretó la entonces PGR sobre lo que habría sucedido en la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre de 2014 en el basurero del municipio de Cocula, donde el gobierno federal determinó que fueron quemados los cuerpos de los estudiantes. Aunque esta conclusión dejó serias dudas.

La detención de “El Mochomo”

Uno de los principales sospechosos del asesinato de los normalistas, José Ángel Casarrubias Salgado, “El Mochomo”, fue detenido el miércoles pasado y fue recluido en el Penal del Altiplano, en el municipio de Almoloya, estado de México. Al ser identificado como líder de los Guerreros Unidos, las investigaciones concluyeron que este grupo fue responsable material del secuestro y desaparición de los normalistas

La aprehensión ocurrió gracias a un operativo conjunto de la FGR y la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), ocurrido en el municipio de Metepec, Estado de México, en acatamiento a la orden de un juez federal.

En 2015 la FGR ofreció 1.5 millones de pesos de recompensa por información que llevara a su captura.

De acuerdo con el abogado de los padres de los normalistas, Vidulfo Rosales, “El Mochomo” cuenta con información privilegiada sobre el paradero de los normalistas. «Indudablemente posee información privilegiada sobre lo que ocurrió aquella noche, quién dio las órdenes y dónde están los estudiantes», dijo en entrevista televisiva.

Por lo anterior pidió que las autoridades implementen mecanismos para obtener la información que lleve al paradero de los cuerpos.

«En la prueba todavía no es clara en términos de que si él fue el que operó u ordenó la desaparición, eso no estamos claros, lo que es evidente es que él operaba el grupo delictivo de Guerreros Unidos y entonces estuvo al tanto de lo que estuvo ocurriendo y seguramente habría dado algunas instrucciones respecto de lo que estaba pasando con los estudiantes y posee información de dónde están ellos actualmente», concluyó.

José Ángel Casarrubias Salgado es hermano de Sidronio Casarrubias Salgado, “El Chino”, líder absoluto de Guerreros Unidos.