Un juez federal vinculó a proceso por delitos contra la salud y posesión de cartuchos de uso exclusivo del Ejército, a dos hombres que supuestamente participaron en la masacre perpetrada contra tres mujeres y seis menores de la familia LeBarón, en el municipio de Bavispe, Sonora, el pasado 4 de noviembre.

Se trata de Héctor Mario y Luis Manuel “N”, quienes fueron detenidos el 1 de diciembre de 2019 en el municipio de Janos, Chihuahua y desde entonces permanecían arraigados. Originalmente fueron imputados con el caso, pero la Fiscalía general de la República (FGR), los implicó con los delitos señalados.

Ahora serán sometidos a prisión preventiva oficiosa en el penal federal del Altiplano, mientras que el plazo de investigación complementaria en su caso será concluido el próximo 12 de marzo.

Durante una audiencia celebrada este martes, Luis Manuel “N” fue presentado ante la juez de control de El Altiplano por delitos contra la salud con fines de venta, mientras que Héctor Mario “N”, fue presentado por posesión de cartuchos de uso exclusivo del Ejército, delitos contra la salud con fines de venta de metanfetamina y cannabis activo L, así como por el delito de delincuencia organizada. Sin embargo, únicamente fue vinculado a proceso por los dos primeros delitos.

De acuerdo con la FGR, Héctor Mario “N” pertenece al grupo criminal La Línea desde el 20 de julio de 2015, pero la juez que encabezó la audiencia consideró que el ministerio público federal no presentó datos de prueba suficientes para acreditar su vínculo con este grupo criminal, responsabilizado por la masacre de esta familia.

Como consecuencia, el ministerio público deberá recabar nuevas evidencias para tratar de presentar una nueva imputación en su contra.

Héctor Mario “N”, sin embargo, es considerado jefe de plaza de La Línea en Janos, Chihuahua.

Ambos fueron detenidos durante un operativo implementado por la FGR, en coordinación con elementos de las Secretarías de la Defensa Nacional (Sedena) y Marina-Armada de México (Semar), además de personal de la Guardia Nacional y del Centro Nacional de Inteligencia.

Se emitió una orden de aprehensión en su contra luego que una persona detenida en noviembre pasado por el Ejército y la Policía Federal Ministerial, quien aseguró que fue apoyado por ellos para ejecutar a los LeBarón.

El pasado 6 de noviembre, el jefe del Estado Mayor de la Secretaría de la Defensa Nacional, Homero Mendoza Ruiz, descartó que el ataque a la familia LeBarón se tratara de una agresión directa, sino una disputa entre los grupos criminales de La Línea y Los Salazar, éste último ligado al cártel de Sinaloa.