Con el objetivo de frenar el trasiego de un millón de cabezas de ganado a nuestro país provenientes de Centroamérica., e titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), Víctor Manuel Villalobos, anunció la instalación de un «cinturón de control», encabezado por la Guardia Nacional.

Villalobos dijo que al año ingresan un millón de reses de manera ilegal a nuestro país lo que representa un riesgo sanitario porque no llegan en las mejores condiciones de salud.

«Es un trasiego de ganado que ha venido ocurriendo por muchos años, pero hay un riesgo que es de índole sanitario, porque en Centroamérica tenemos muchos problemas sanitarios y lo que necesitamos es establecer ya un mecanismo que nos permita controlar ese paso de animales. Esos animales los necesitamos, pero no en la forma en que están pasando. Más o menos pasa un millón de cabezas al año, o sea que es un trasiego importante e ilegal», dijo.

Consideró que es un trasiego verdaderamente importante porque hay una estructura ilegal y lo que se busca es ordenar el paso de estos animales, pero de manera sana y con ciertas características genéticas y adelantó que ya invitaron al ministro de Agricultura de Guatemala para tratar el establecimiento de tres ranchos cuarentenarios, pues desde hace 30 años existe este fenómeno.

Además, explicó que hay un riesgo en todo el Continente americano por la fiebre porcina, porque es un virus que no tiene cura y ataca, principalmente a cerdos, y su contagio es fulminante.

«Es muy alarmante, no tenemos un mecanismos de control de esta fiebre, de la peste porcina, ha destruido, solamente en Corea 3 millones de cerdos en semanas y hasta ahora, no tenemos un mecanismo de control, no tenemos una vacuna, es una enfermedad que ataca a los cerdos y a las especies silvestres y la mortandad es en una semana, o sea es fulminante, entonces no tenemos mecanismos de control y nosotros hemos tenido una porcicultura muy eficiente, inclusive de una alta calidad genética estamos muy expuestos a este tipo de problemas», detalló.