Integrantes de la Guardia Nacional desplegados en Chalco, Estado de México, interceptaron un autobús de pasajeros que trasladaba alrededor de 11 mil cigarros presumiblemente apócrifos y los cuales podrían ocasionar daños a la salud al ser comercializados entre la población.

Sobre la autopista México-Puebla, guardias nacionales le marcaron el alto a un autobús para realizar una inspección de seguridad con la finalidad de inhibir el robo a transportistas y pasajeros.

En el maletero localizaron una bolsa blanca tipo costal que trasladaba 55 paquetes de cigarros de diferentes marcas; ninguno de los pasajeros reconoció la carga como de su propiedad.

La mercancía carecía de la documentación cuya importación y comercialización se encuentra restringida por la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris). Ante la posible comisión de un delito lo asegurado fue puesto a disposición de la Fiscalía General de la República, quien realizará las indagatorias subsecuentes.