El presidente Andrés Manuel López Obrador reiteró su mensaje en favor de la paz (abrazos, no balazos) durante su conferencia de prensa matutina de este viernes, al tiempo que informó que el personal de la Guardia Nacional tiene un avance en 150 regiones, de las 260 en las que fue dividido el país, como parte de la estrategia contra la inseguridad. Abundó que actualmente se han desplegado alrededor de 70 mil elementos.

El mandatario federal inició su rueda con un llamado a cultivar la amistad: “nada de pleito y enemistades ni confrontaciones. Abrazos, no balazos”.

“Se va avanzando en el propósito de tener funcionando adecuadamente la Guardia Nacional; hay presupuesto, pensamos que a finales de este año contaremos alrededor de 150 instalaciones y tendremos como 140 mil elementos. Todo esto es más presencia que significa ayudar más para enfrentar el problema de la inseguridad y la violencia”, dijo.

Por su parte, el general secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, precisó que están concluidas 60 instalaciones de esta corporación y hay otras 21 en proceso de conclusión, principalmente en el Bajío, por lo que para fin de año se estima estén listos 150 inmuebles.

La conferencia retrasó casi 20 minutos después de las 07:00 horas, por las protestas de grupos feministas afuera del inmueble, por las omisiones en la atención a los feminicidios.

Sin embargo, López Obrador no se refirió al suceso e informó que durante el día realizará una gira por Michoacán, Jalisco y Guanajuato, para inaugurar cuarteles de la Guardia Nacional en estos estados.

“Podemos decir, aseguró, que se tiene el doble de los elementos que tenía la Policía Federal, esto es muy importante, el doble, ya garantizando la tranquilidad en las distintas regiones del país. Desde luego falta más desplegar más la acción; lo importante que este plan para garantizar la seguridad pública se ha hecho acompañar de recursos para convocar, reclutar y capacitar a nuevos elementos y algo que es importante: contar con las instalaciones”, agregó.

“Ustedes recuerdan, añadió, la PF no tenía instalaciones en los estados; a veces iban a misiones y se tenían que hospedar en hoteles, en campamentos”, recordó.