La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, presentó la mañana de este lunes el  programa y las acciones diversas que instrumentará el Gobierno Federal para para erradicar la violencia contra la mujer, mediante un modelo de cero tolerancia. Durante la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, Sánchez Cordero destacó que las principales acciones serán implementadas a nivel municipal.

Afirmó que el tema es prioritario para el actual gobierno federal, y que las acciones son conjuntas y coordinadas entre varias dependencias. “Queremos hacer un compromiso de cero tolerancia en contra de la violencia”, dijo.

Agregó que se han basado en el modelo creado por la Unión Europea denominada “Spotligth” y que ya se trabaja a manera de programa piloto en cinco municipios del país: Ecatepec y Naucalpan en el Estado de México, Chihuahua y Ciudad Juárez en Chihuahua y Chilpancingo, Guerrero.

También indicó que en coordinación con la sociedad civil se operan varios refugios en el país a través del programa Puerta Violeta, para atender a mujeres que han sido víctimas de algún tipo de violencia. Explicó que en su mayoría son atendidos por la sociedad civil, pero hay entidades, como el Estado de México, en donde todo corresponde a los gobiernos estatales.

Por ello, señaló que se revisan los esquemas de operación para reorganizarlo y mejorar su funcionamiento el próximo año. Por ello destinarán alrededor de 400 millones de pesos para su financiamiento.

Sobre este programa, Alicia Leal, directora general de Protección Integral en la Unidad de Apoyo al Sistema de Justicia de la Secretaria de Gobernación, explicó que se enfoca en atender la emergencia derivada de la violencia feminicida, por lo que el objetivo será coordinar y operar todas las instituciones y leyes encaminadas a este fin.

“Queremos que los servicios sean 24 por siete, para todas las mujeres, en todo el Estado mexicano. Que las mujeres tengan estos servicios de manera cercana para detectar oportunamente y definir los casos de violencia”, dijo.

Además, adelantó que impulsarán una campaña para que las mujeres reconozcan cuando viven en un entorno de violencia y tengan acceso a algún espacio donde puedan tener asistencia y encontrar acompañamiento institucional.

Por su parte, la titular de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, Candelaria Ochoa, dijo que impulsarán un Programa Nacional para evitar que la violencia sea considerada como un hecho natural y se asuma que las agresiones contra la mujer conforman un delito. La intención es que todos los estados firmen un convenio para impulsar el programa nacional a nivel local.

Informó que para este lunes se dispondrá de la edición impresa e ilustrada de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, para repartir entre las mujeres mexicanas. Además destacó la cooperación con el Sistema DIF Nacional.

Por su parte, la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, dijo que 10 por ciento de las mujeres padecen violencia en sus hogares, 25 por ciento en la escuela y 27 por ciento en el trabajo. Habló de acciones para inhibir y sancionar la violencia laboral en el ámbito administrativo.

La titular de Inmujeres, Nadime Gasdman, sostuvo que este conjunto de acciones «es decir al unísono ‘ya basta’ a la violencia contra la mujer. Nos duele todo tipo la violencia doméstica, familiar, laboral, escolar, digital, política que abarca hasta los ámbitos más íntimos de las mujeres»

Dijo que ya se trabaja en mesas técnicas para mejorar los esquemas de atención a los feminicidios, al tiempo que se elabora un padrón de huérfanos producto de feminicidios.

Por su parte, Alfonso Durazo Montaño, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, informó que su dependencia está trabajando en coordinación con las secretarías de Gobernación y Bienestar, con las que participan en la campaña “Alas por el cambio”, para prevenir las brechas de violencia en 47 centros de justicia.

“Se impulsa la profesionalización con perspectiva de género en todas las intalancias que participa la secretaría, particularmente en la Guardia Nacional. En el ámbito municipal se busca fomentar e integrar grupos especializados en género para la atención de delitos cometidos contra mujeres y niñas”, señaló.

El aumento en la violencia contra las mujeres

Nadine Gasman Zylbermann, presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), afirmó que se está levantando un padrón de huérfanos por madres que fueron asesinadas, para poder atenderlos con prioridad y que la ola de violencia contra las mujeres inició en el 2006 a raíz de la “guerra contra el narcotráfico”. Así, aseguró que el año pasado hubo 3 mil 752 feminicidios, o sea, 10 diarios, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Explicó que aun cuando la cifra es mucho menor que la de hombres asesinados en 2018 (32 mil 765), las mujeres son asesinadas con mayor violencia y saña en actos en los que se utilizan medios que producen mayor dolor, prolongan su sufrimiento antes de morir y, sobre todo, conllevan la aplicación de la fuerza corporal para someterlas.

Detalló que 72 de cada 100 homicidios contra hombres son asesinados con arma de fuego, entre las mujeres esta tendencia fue de  57 por cada 100. Pero tres de cada 10 mujeres fueron estranguladas, ahorcadas o sofocadas, ahogadas, quemadas, golpeadas con algún objeto o heridas con un arma punzocortante, frente a 18.3 por ciento para el caso de los hombres.

Patricia Valladares, investigadora de la UNAM, explicó que a la violencia genérica del país se suma una cultura que asume como propiedad privada a las mujeres, al grado de que 70 por ciento de los asesinatos son realizados por personas que conocían a la víctima. Mientras que en los homicidios relacionados con el crimen organizado a las mujeres se les usa como botín de guerra en un negocio predominado por el hombre.

El Inegi advierte que de los 46.5 millones de mujeres mayores de 15 años que hay en el país, dos de cada tres (30.7 millones) han enfrentado violencia de cualquier tipo y agresor alguna vez en su vida.

Para violencia emocional se tiene 49 por ciento; sexual, 41.3; física, 34; económica y patrimonial, 29; laboral, 21.9, y 12.7 por ciento han sido discriminadas en el trabajo por estar embarazadas. Jalisco, estado de México y la capital se ubican como las entidades con mayores casos.

De acuerdo con Valladares, ninguna exigencia ha sido subsanada: en los años 80 del siglo pasado era penalizar la violencia física, siguieron los feminicidios en el desierto de Ciudad Juárez y actualmente es el acoso sexual. Ahora la violencia laboral sigue sin tomarse en cuenta, además de que las acciones del gobierno mantienen rezagado el tema, en muchos casos me atrevería a decir que se ha quedado en simulación.