El presidente Andrés Manuel López Obrador informó en su conferencia matutina de este lunes que instruyó a la Secretaría de Gobernación (Segob) a reemplazar las escoltas de periodistas y defensores de derechos humanos en riesgo por su labor, por personal de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y de la Policía Federal (PF).

López Obrador señaló que hay 890 personas bajo el mecanismo de protección,  de los cuales 292 son periodistas, y el resto, defensores civiles. La mayoría, concentrados en 10 entidades.

Al respecto, el subsecretario de Derechos Humanos de la dependencia federal, Alejandro Encinas, indicó que han detectado fallas por parte de la empresa RCU, contratada para proteger a estas personas, como como parte del mecanismo de protección a las personas de derechos humanos y periodistas, implementada en 2012.

Además, informaron que tanto la empresa, como todo el mecanismo serán auditados por el gobierno federal, ya que hay sobrecostos y eran contratados por militares y marinos retirados, ya que la empresa de seguridad no tenía permiso para portar armas.

“No desaparecerá el mecanismo, pero requiere un rediseño y reforma a la ley para las facultades y mecanismos de protección”, dijo Encinas, quien detalló que durante la presente administración ya hay seis periodistas y nueve defensores de derechos humanos asesinados.

Con estas adecuaciones  se adoptarán medidas de protección de tres tipos: urgentes, para evacuación y protección; con tecnología, que incluye asistencia, chalecos antibalas, entre otros; y de carácter preventivo.

“Hay que analizar los protocolos de análisis de riesgo y mejorar coordinación entre gobierno federal y estados”, dijo Encinas.

Finalmente, mencionó que el presupuesto para el mecanismo de defensa se mantuvo, con una partida de 75 millones de pesos más que el año pasado, es decir, 200 millones de pesos para 2019.