Andrés Manuel López Obrador ha señalado que la estrategia de su gobierno para debilitar al cártel más poderoso que actualmente opera en México, es debilitando su red financiera.  

“Esta semana la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) presentó la primera denuncia contra el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) por el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita”, explicó Santiago Nieto, nuevo titular dela dependencia. “La denuncia fue contra tres empresas y siete personas vinculadas al CJNG”.

La acción contra el cártel supone un nuevo esfuerzo del Estado para mejorar su reputación en cuanto al debilitamiento financiero de los grupos delictivos.

«Estoy convencido de que la mejor forma de prevenir la comisión dela conducta delictiva es mandando un mensaje de que se sanciona ese tipo de hechos que violan la confianza y normas sociales», dijo Nieto a la agencia Reuters.

Señaló que esta decisión es un «primer mensaje» para tomar acciones legales e imponer sanciones», como respuesta a la recompensa que estableció el gobierno de EEUU por la captura del líder de la organización, Nemesio Oseguera “El Mencho”.

Nieto dijo que pudo presentar rápidamente las denuncias porque los negocios y las personas afectadas ya aparecen en la lista negra de narcotraficantes de la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos (OFAC, por su sigla en inglés).

Las denuncias de la UIF generalmente incluyen evidencia que tiene como objetivo incitar a los fiscales a emprender investigaciones criminales.

Además, agregó que el nuevo gobierno se centrará en presentar más denuncias penales, congelar más cuentas bancarias y confiscar más bienes y objetos de valor mal habidos y que su prioridad es atacar a las bandas dedicadas al robo de combustible.