El gobierno de México informó que halló nuevos restos que podrían pertenecer a los 43 normalistas de Ayotzinapa, desaparecidos la noche del 26 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero. Dichos restos fueron enviados a la Universidad de Innsbruck, Austria para tratar de confirmar si pertenecen a los estudiantes.

“Son seis restos que fueron enviados ya. Se entregaron el día lunes a la Universidad de Innsbruck. Tres corresponden a un hallazgo en una barranca del ejido de Cocula; otros se encontraron en la zona conocida como Jesús de Nazaret, en Tijerillas, aledañas a Iguala”, dijo Alejandro Encinas Rodríguez, Subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación.

El funcionario aseguró que “día a día se va derrumbando la verdad histórica, construida con base en la tortura”, señaló, como parte del compromiso del gobierno Federal de esclarecer los hechos.

Aquella noche de fines de septiembre de 2014, más de 100 estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, se trasladaron en autobuses secuestrados hacia la ciudad de Iguala, donde fueron perseguidos y atacados por policías municipales e integrantes del grupo criminal Guerreros Unidos, por instrucción del edil de Iguala, José Luis Abarca y su esposa María de los Ángeles Pineda, quien encabezaba un acto público en ese momento.

El saldo: 43 jóvenes desaparecidos, tres asesinados, y dos con lesiones perpetuas, además de otros heridos, pertenecientes a un equipo de futbol.

Este jueves, el presidente, Andrés Manuel López, se reunió con los padres de las víctimas e informó que firmó un acuerdo con el fiscal de la República, Alejandro Gertz Manero y el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar, para lograr el esclarecimiento del caso: “No solo es razón de Estado, sino de nación”, dijo el mandatario en Twitter.

Dicho convenio establece que los tres poderes de Gobierno colaborarán “en todos los actos que resulten necesarios para el debido esclarecimiento de los hechos. El segundo punto plantea reparar las violaciones cometidas a los derechos humanos de las víctimas y sus familiares y finalmente, dar seguimiento puntual y permanente del caso para “hacer del conocimiento de la sociedad la verdad”.

Durante la reunión los padres de las víctimas también pidieron que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) investigue las cuentas bancarias de José Luis Abarca, así como del extitular de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), Tomás Zerón de Lucio, y del exprocurador general de la República, Jesús Murillo Karam.

También entregaron un documento con peticiones, entre ellas que la FGR inicie acciones penales en contra de ex funcionarios federales, estatales y municipales.

Nuevas evidencias

El abogado de los deudos de los normalistas, Vidulfo Rosales, informó el mes de enero que luego de ser capturados por la policía, los jóvenes fueron llevados en pequeños grupos a diferentes lugares cercanos a la ciudad de Iguala.

El abogado señaló que esta conclusión se derivó de un análisis de más de 10 mil llamadas realizadas a partir de la noche de los hechos.

Por ello, reiteró que no existen datos que apunten a que los jóvenes en realidad fueron incinerados en el basurero del municipio de Cocula, como concluyó la llamada “verdad histórica” de la Procuraduría General de la República (PGR).