El gobernador de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez, mostró su apoyo a la propuesta del presidente de EEUU, Donald Trump para que los cárteles mexicanos sean considerados terroristas para que tropas extranjeras puedan ingresar a territorio nacional para dar apoyo militar.

La polémica declaración de Trump, fue respaldada también por el gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, quien hace una semana consideró que los criminales que quieren provocar caos es un comportamiento de «narcoterrorismo».

Durante el foro de prevención de las adicciones, celebrado en la ciudad de León, el guanajuatense señaló que el enemigo de México es quien genera la violencia y no los ciudadanos y que los mexicanos verían bien que «llegaran fuerzas (armadas) de otros países» a ayudarnos a combatir este cáncer.

«Estoy a favor de que se les denomine como terrorismo porque no hay otra manera, eso es lo que intentan provocar en la población: terror; dejar cuerpos desmembrados y poner narcomantas causan terror en la población y si considero, respetando la política exterior del gobierno federal y no el estatal, que sí es adecuado», expresó.

Reiteró su apoyo a la política exterior del gobierno federal, pero indicó: “creo que si es adecuado, que se considere como terroristas a los cárteles de México, el enemigo es quien genera la violencia y todo el apoyo es bienvenido”.

Añadió que: “los mexicanos están en hartazgo ante la violencia que generan estos grupos delincuenciales, yo creo que los mexicanos ven bien, que inclusive vinieran fuerzas de otros países ayudarnos a combatir este cáncer”.

Otros gobernadores fijan su postura

Mientras que el mandatario tamaulipeco insistió en que el gobierno federal debe utilizar todos los instrumentos a su alcance para combatir al crimen organizado y coordinar trabajos de inteligencia con los estados y con el propio gobierno estadunidense, pero no estar sujetos a «vaivenes políticos» y decisiones de otros países.

Por su parte, el gobernador de Querétaro, el también panista Francisco Domínguez, exigió al gobierno estadunidense dar nombres y apellidos de los cárteles que operan en su territorio. El también presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores aseguró que el presidente estadounidense «no tiene derecho» de hacer esta distinción, sin antes exhibir a sus organizaciones que distribuyen drogas y armas.

“Trump dice de los cárteles mexicanos, pero cuándo ha dicho de los americanos, de la distribución de droga, porque ellos reconocen que el consumo de droga más grande del mundo la tiene Estados Unidos, por qué no nos dice qué pasa en Nueva York, en Chicago, en otras ciudades, y quiénes distribuyen esa droga allá. ¿Dónde están los capos americanos?”, cuestionó.

También increpó al gobierno estadounidense sobre los nombres de los responsables de vender armas de alto poder a los criminales mexicanos y consideró que cuando el presidente estadunidense revele esta información estaremos «en igualdad y empezaríamos a discutir que tal vez Rusia le ayude con sus capos y ya veremos si queremos que nos ayude con los nuestros».

Otros representantes estatales asistentes al foro, como el gobernador de San Luis Potosí, Juan Manuel Carreras, “ambos países deben alcanzar acuerdos para coadyuvar a combatir los cárteles criminales.

El gobernador de Zacatecas, Alejandro Tello, y el secretario de Michoacán, Carlos Herrera, vieron en las declaraciones del republicano una estrategia de propaganda con miras a las elecciones presidenciales del próximo año en la Unión Americana.

Mientras que el secretario de Seguridad de Nuevo León, Aldo Fasci, señaló que se ha sobreestimado a las organizaciones delictivas porque sólo son «unos macuarros y asesinos» y cuestionó que si esta decisión del gobierno del país vecino servirá para aplastarlos, “pues que los cataloguen como tal”.