El director del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF),  Luis Octavio Cotero Bernal, fue cesado la tarde de este lunes por el gobernador Aristóteles Sandoval, quien lo consideró  responsable del  mal manejo de 157 cuerpos que estuvieron circulando por diferentes municipios del Área Metropolitana de Guadalajara, por no tener donde depositarlos.

“En este momento nos encontramos en el deslinde de responsabilidades, es claro que hubo omisiones que deberán ser sancionadas; es evidente que quienes estuvieron a cargo del traslado violaron el protocolo sin dar aviso a sus superiores jerárquicos”, señaló el mandatario estatal.

Pero además del cese, el gobernador de Jalisco aseguró que la investigación seguirá y se comprometió a resarcir este episodio vigilando que en el instituto cuente con el personal mejor calificado, “para que los procedimientos subsecuentes no presenten estos visos de negligencia e indolencia”.

Sin embargo, Cotero Bernal señaló a la fiscalía estatal como responsable del problema.

Por su parte, el colectivo Por Amor a Ellxs, integrado por familias de personas desaparecidas, responsabilizó al gobernador, al fiscal estatal, Raúl Sánchez Jiménez, y al de Derechos Humanos, Dante Haro, por el abandono de los cuerpos en la caja de un tráiler.

Además, la organización exigió un trato digno para los cuerpos resguardados por las autoridades y el cumplimiento de la Ley General de Víctimas, la legislación en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición cometida por particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas, puesto que consideraron que con estos hechos se violentan estas normativas.