GIEI confirma vínculo entre el Ejército y el crimen organizado en la desaparición de los normalistas

163
GIEI

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) presentó este jueves sus conclusiones sobre las filtraciones relacionadas con las más recientes investigaciones sobre el caso Ayotzinapa.

En sus conclusiones, los expertos aseguraron que existió una relación entre el Ejército y grupos del crimen organizado durante la desaparición de los 43 normalistas, así como la intromisión de la Fiscalía General de la República (FGR) en las investigaciones de la comisión especial para el esclarecimiento del hecho.

“Desde un inicio (cuando se conformó la Unidad Especial de Investigación y Litigación para el Caso Ayotzinapa por parte de la FGR) observamos y documentamos, en el informe del GIEI, que hubo obstáculos iniciales para el cumplimiento del mandato de esta Unidad de Investigación”, aseguró el experto Francisco Cox.

Sin embargo, condenaron que estos acuerdos fueron rotos por el fiscal General de la República (FGR), Alejandro Gertz Manero.

Por ello, el experto sugirió investigar la participación de la Secretaría de Marina (Semar) en la desaparición de los estudiantes la noche del 26 de septiembre de 2014, pues sugiere que la corporación también mantenía comunicación con grupos delincuenciales.

El órgano emanado de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) es una de las pocas instituciones, junto con la CoVAJ que preside el subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas, y la Unidad Especial de Investigación y Litigación para el Caso Ayotzinapa (UEILCA), a la que los padres de los normalistas les confiaron la investigación, aunque hasta ahora no han derivado en alguna sentencia.

La presentación ocurrió dos días después de la renuncia de Omar Gómez Trejo a la UEILCA por diferencias en el manejo de las 83 órdenes de aprehensión giradas, tras la presentación de la investigación realizada por Alejandro Encinas, de las cuales 21 fueron retiradas recientemente por órdenes de FGR; 16 de ellas contra mandos y elementos militares.

El GIEI denunció la intervención en las labores de la UEILCA se dio a partir del 16 de agosto, antes de la presentación del informe de la CoVAJ y de la captura del exprocurador General de la República, Jesús Murillo Karam, acusado de desaparición forzada, tortura y contra la administración de la justicia.

De acuerdo con los cuatro integrantes del GIEI, la extinta SEIDO le quitó a la Unidad Especial de Investigación y Litigación para el Caso Ayotzinapa las carpetas de investigación que armó en los últimos dos años y medio que estuvo al frente del caso.

“Se ha llegado, el 19 de agosto, por personal de la antigua SEIDO y por personal de visitaduría, a despojar de las carpetas a los fiscales especiales de la UEILCA (…) algo que en nuestro criterio no están permitidas y no son lógicas frente a unidad que lleva tres años trabajando en algo y que de la noche a la mañana quitan al fiscal del caso y ponen a un fiscal que ni siquiera conoce el asunto”, denunció Angela María Buitrago.

Su declaración, en referencia a lo ocurrido durante la primera audiencia a la que fue sometido el exprocurador Murillo Karam, en la que el juez de control del Reclusorio Norte regañó a la parte acusatoria de no saber los pormenores del caso.

Los expertos señalaron que desde su punto de vista el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador tiene la voluntad de esclarecer el caso, pero que la actuación de la FGR ha emulado las peores prácticas de la entonces Procuraduría dirigida por gente como Murillo Karam.