Ante la constante amenaza de la violación a los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) y con ella la ordeña clandestina, Fuerzas armadas protegen la red por tierra y aire, hasta con 4 mil efectivos desplegados

En busca de impedir el robo y sabotaje a la infraestructura, el gobierno federal ordenó reforzar el despliegue terrestre de 4 mil efectivos de la Policía Federal con helicópteros de la Fuerza Aérea y la Marina-Armada de México, quienes sobrevuelan distintas regiones por donde pasan los ductos.

Incluso, el presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo que la estrategia contra el huachicoleo (robo de combustible), ha ocasionado el sabotaje de algunos ductos de Pemex, por lo que se han reforzado operativos.

La Fuerza Aérea Mexicana y el personal aeronaval movilizaron distintas naves, entre ellas un avión tipo King Air y helicópteros Black Hawk y MI-17. La Marina-Armada incrementó operativos en las 11 instalaciones de Pemex donde está a cargo de la seguridad, entre las que destacan las refinerías de Salina Cruz, Oaxaca; Ciudad Madero, Tamaulipas.

De acuerdo con información del gabinete de seguridad, del 7 al 11 de enero la Marina aseguró ocho tomas clandestinas, dos vehículos utilizados para la extracción de combustible, 66 contenedores y recuperó 4 mil litros de gasolina en los estados de Sinaloa, Tabasco y Baja California.

La información del gobierno federal detalla que se realizan acciones principalmente en zonas del país con el mayor índice de robo de combustible, Puebla, Hidalgo, Estado de México, Tamaulipas y Guanajuato.