Al presentar su plan de seguridad, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador enfatizó la creación de una Guardia Nacional, que estará conformada con elementos de las policías Militar y Naval, así como de la actual Policía Federal.

De acuerdo a la descripción de dicho plan, se estableció una “reformulación” del combate a las drogas, la posibilidad de otorgar amnistía y la creación de una Guardia Nacional de 50 mil integrantes en un periodo de tres años, con elementos de las policías Militar y Naval, así como de la actual Policía Federal.

López Obrador aseguró que el motivo para crear una Guardia Nacional es que se requiere unir los recursos y voluntades disponibles, pues no se cuenta con los elementos necesarios para las tareas de seguridad, pues en las corporaciones policiales actuales, tanto a nivel federal, como estatal y municipal, “hay descomposición”.

“No se ha consolidado esta corporación (Policía Federal). Con honrosas excepciones hay falta de profesionalismo y de integridad y lo mismo sucede con las ministeriales y municipales”, puntualizó.

Ante los altos índices de seguridad y violencia que azota el país, y tras analizar la problemática, el tabasqueño confesó que se decidió buscar el respaldo de las Fuerzas Armadas, pese a que en campaña planteó retirar al Ejército de las calles.

“Eran dos opciones, al final de cuentas la política es optar entre inconvenientes, y tiene que tomar uno decisiones. Apoyarnos en las Fuerzas Armadas, esa fue la decisión que tomamos”, subrayó.

Para echar andar el plan su nuevo organismo, el próximo mandatario dijo que buscarán hacer una reforma constitucional que regule a la Guardia Nacional.

“Les pedimos que nos apoyen porque hay que hacer una reforma constitucional, ya no queremos la simulación, solo en el Porfiriato se decía y se usaba la frase de que la Constitución se respetaba en la forma, para violarse en el fondo, nosotros no somos porfiristas, vamos a respetar la Constitución en la forma y el fondo”, siguió.